Visitamos la fábrica del Renault Twizy


Esta semana hemos sido invitado por Renault para una visita por las instalaciones del fabricante francés de Valladolid, de donde sale el más pequeño de la gama ZE, el Renault Twizy, el primer coche eléctrico 100% fabricado en España, una visita a esta instalación que es toda una experiencia, y donde podemos ver en una misma estancia todo el proceso de montaje de un modelo llamado a revolucionar nuestra forma de movilidad.


Lo primero que llama la atención es que se trata de una nave totalmente abierta en su interior, con una distribución en forma de U donde casi todos los procesos pueden verse desde cualquier parte de la nave, desde el ensamblado de las celdas de litio en sus packs, hasta la colocación de las últimas piezas y las pruebas dinámicas que tienen lugar dentro de la propia nave, algo complicado de no tratarse de un vehículo eléctrico.

Después de dar unas cuantas vueltas por las gigantescas instalaciones de Renault en Valladolid, finalmente llego a la sección donde está la nave ZE, lugar de fabricación del Twizy, y donde me recogen como no podría ser de otra manera, en un Twizy. Este me lleva hasta el punto de encuentro del grupo de visita, en un recorrido por el recinto de Renault, donde alcanzamos los 65 km/h entre camiones y carretillas transportadoras, todo en el asiento trasero de un Twizy sin puertas, una experiencia casi religiosa.

Después de este emocionante recorrido, llegamos a la nave ZE y en ella nos dan una pequeña charla sobre las características del Twizy y su proceso industrial, desde la selección del nombre Twizy, procedente de las palabras Twin y Easy, hasta la visión de mercado donde se destaca que el objetivo de mercado son personas jóvenes, urbanitas e incluso, aquellas que han perdido los puntos del carné de su coche y que pueden moverse en la versión 45, algo que incluso ilustran con la imagen de un radar de tráfico.

También descubrimos algunas informaciones realmente interesantes, como que la batería del Twizy pesa 100 kilos, además de otros datos como que el 39% de los componentes del coche proceden de empresas españolas, lo que enfatiza su carácter de creador de empleo nacional. La fábrica del Twizy está funcionando con un turno de apenas 30 empleados en la cadena de montaje, una instalación con capacidad para sacar 12 coches a la hora y 20.000 unidades al año, una cifra que podría incrementarse hasta los tres turnos y una capacidad anual de 60.000 unidades.

Sobre el tema de las puertas, solamente un dato ilustra que la gente quiere un habitáculo cerrado, y el 90% de las unidades que salen de la fábrica lo hacen con las medias puertas, lo que hace que la versión totalmente abierta tenga una presencia casi anecdótica en las cifras totales de matriculaciones.

El primer proceso con el que nos encontramos es precisamente el más interesante, el ensamblado de las baterías, unas celdas de la coreana LG que son introducidas en unas carcasas de aluminio en cuestión de minutos, y que viajan por una cadena por donde son sometidas a los rigurosos controles por parte de los operarios de Renault. Podemos ver en vivo que el tamaño de la batería es grande, muy grande, y eso que son 7 kWh, no queremos ni imaginarnos lo que supondrá manejar los 24 kWh de la batería del Leaf, o los 85 kWh del Tesla Model S.

En la siguiente zona es donde se ensamblan las principales piezas, y partiendo de los chasis que llegan a esta zona con la estructura ya terminada, los operarios comienzan a instalar el motor, la batería y todos los componentes electrónicos necesarios para hacer funcionar a este vehículo, y que en apenas unos metros ya dispone de todos los elementos necesarios para su funcionamiento.

Sin duda la instalación de la batería y del motor son las operaciones más interesantes, y vemos que las baterías con colocadas en una mesa transportadora, que es empujada de forma manual por el operario, que una vez situada bajo el Twizy, eleva la batería y la ancla a la estructura con unos tornillos, lo que le lleva apenas un minuto. El motor tampoco requiere demasiado tiempo por parte del operario, el mismo encargado de la batería, y en unos segundos está colocado y atornillado, faltando únicamente la conexión de las tomas, que se deja para más adelante.

El resto de procesos corresponden a la conexión física de los componentes eléctricos además de la activación de la batería, que a pesar de ya estar instalada, no está activa hasta casi la finalización del proceso, algo que nos explican se hace por seguridad. Además resta la instalación de suspensiones, frenos y las primeras piezas que darán la forma al Twizy, que unos metros más adelante, ya comienza a recibir los plásticos que recubrirán todo el puzzle mecánico.

La última parte corresponde a la prueba del Twizy en un pequeño circuito interior, donde se comprueba que todo esté correctamente ensamblado mediante una prueba de frenado, aceleración y paso por badenes, para que todo esté listo para su envío a las tiendas.

El problema es que después de ver el tremendo potencial de fabricación, resulta todavía más frustrante la tozudez de Renault de no lanzar una versión del Twizy con ventanas completas, a la vez que no aclara las condiciones del alquiler de la batería, algo que todos los presentes han coincidido que era el mayor impedimento a la hora de vender el coche y que se solucionaría simplemente ofreciendo el Twizy tanto con la batería en propiedad, como con ella en alquiler, y explicar con un sencillo “Desde 4.990 euros con alquiler de batería, y desde 8.990 euros con la batería en propiedad”

En definitiva, una visita imprescindible para los amantes de la movilidad eléctrica en España a una instalación que a pesar de estar muy lejos del nivel de producción de las instalaciones de los modelos con motor de combustión, es un primer paso para la expansión de la movilidad eléctrica en nuestro país como una fuente importante de creación de empleo y riqueza, en un momento donde la contracción económica amenaza a todo el sector.

Estamos subiendo un nuevo vídeo donde podréis ver sin cortes una visita a toda la línea de montaje del Twizy, para apreciar con detalle todos y cada uno de los procesos de fabricación de este eléctrico revolucionario.

Nuestro agradecimiento a los responsables de Renault por su atención.

Artículos relacionados:
Probamos el Renault Twizy

Renault Twizy, primeras impresiones


© Foro Coches Eléctricos | Este feed es de uso personal, sí quieres hacer un uso comercial contacta con nosotros.


Energias renovables

5 Comment responses

  1. Avatar
    July 12, 2012

    Muy buen reportaje.

    Enorabuena Carlos.

    Reply

  2. Avatar
    July 12, 2012

    lo mismo digo.

    Reply

  3. Avatar
    July 12, 2012

    ojala lo pudieramos exportar a japon, seguro que alli tendria bastante exito.

    Reply

  4. Avatar
    July 15, 2012

    en New York tb

    Reply

Leave a comment