BMW firma un contrato de 1.000 millones de euros con CATL para el suministro de baterías para coches eléctricos en Europa

Esta mañana se ha confirmado que BMW ha cerrado el acuerdo con los chinos de Contemporary Amperex Technology (CATL) para que estos se conviertan en suministradores de baterías para los coches eléctricos de los bávaros. Un contrato con una fuerte repercusión ya que además de una importante cantidad de dinero, supondrá un impulso a la instalación de los asiáticos en Europa.

En total se estima que el montante de la operación estará en torno a los 1.000 millones de euros. Una cifra que permitirá asegurar a CATL los pedidos necesarios para financiar su instalación en nuestro mercado. Algo que sin duda será un impulso a un mercado atenazado no sólo por la inacción de las marcas, sino también por una baja producción de baterías.

Esta fábrica estará situada en Alemania, algo que en su momento han indicado atendía a la mejor disposición de mano de obra cualificada ha sido la clave para implantarse en un mercado con una mano de obra más costosa, pero donde hay mayor cantidad de personal como ingenieros mecánicos. Todo para lograr desarrollar unas líneas de producción donde ensamblar celdas y packs.

Además con este movimiento CATL tiene acceso a una amplia variedad de suministradores, y se radica en un emplazamiento estratégico a la hora de poder servir con rapidez las demandas de diferentes marcas tanto de coches, como de otros vehículos eléctricos.

Honda firma un acuerdo con CATL para el desarrollo de un coche eléctrico económico. Objetivo, 300 km de autonomía y 15.000 euros de precio

Y es que la fábrica no sólo atenderá las necesidades de BMW. Son varias las marcas que negocian con los chinos para lograr diversificar su fuente de baterías. Todo gracias a una instalación que todavía no tiene fecha de inicio de producción, pero si el objetivo de superar los 35 GWh previstos para la Gigafábrica de Tesla. Algo que nos indica que estamos ante una inversión muy por encima de las realizadas en su momento por nombres como LG o Samsung en Europa.

Una Samsung que precisamente es hasta ahora suministrador exclusivo de BMW, y que vería como los chinos le arrebatan un importante contrato de las manos.

Por supuesto para ver los efectos de esta instalación tendremos que esperar unos años hasta que esté operativa. Pero su simple planificación, y los contratos que logrará en este tiempo, debería servir como aliciente para el resto de fabricantes de baterías para dar un paso adelante y solucionar el grave problema de falta de suministro que amenaza con atenazar unas ventas que en los próximos dos años tendrían que explotar gracias a la llegada de las nuevas propuestas.

Modelos con más de 400 kilómetros de autonomía real, que sin duda están logrando atraer la atención de un abanico cada vez más amplio de clientes que buscan una alternativa para sus desplazamientos diarios.

Vía | Reuters

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame