Aston Martin presenta la batería de 800 voltios del inminente RapidE, el futuro rival del Porsche Taycan

Aston Martin presenta la batería de 800 voltios del inminente RapidE, el futuro rival del Porsche Taycan

Los planes de Aston Martin con su RapidE, el que será su primer modelo eléctrico, han cambiado mucho en los últimos tiempos. De ser un proyecto conjunto con el fabricante chino LeEco, ha pasado a ser un modelo de tirada limitada a 155 unidades que se venderán por unos 250.000 euros a finales de 2019 y que servirán como «laboratorio» para seguir desarrollando la tecnología eléctrica de Aston Martin.

Ahora, la marca británica ha publicado la primera imagen de la batería de esta berlina deportiva de altos vuelos. El pack a simple vista no tiene nada de especial, pero eso cambia cuando descubrimos que estas baterías serán de 800 voltios. Hasta ahora, el único modelo de producción confirmado con unas baterías semejantes era el Porsche Taycan.

Por el momento, los grandes defensores de esta tecnología han sido Audi y Porsche, pertenecientes al grupo Volkswagen, si bien el primer Audi eléctrico de nueva generación, el e-tron Quattro, estará limitado a 400 voltios. Así, mientras que el Audi podrá cargar a una potencia máxima de 150 kW, el Porsche podrá llegar a los 350 kW, lo que le permitirá cargarse al 80% en apenas quince minutos.

Esto abre la puerta a que el Aston Martin RapidE también pueda acceder a potencias de carga similares a las de su rival alemán, si bien por el momento no hay nada confirmado por parte del fabricante, pues no han querido concretar un tiempo de recarga estimado o la potencia máxima a la que podrá cargar el RapidE.

Con todo, la marca británica promete que el coche podrá realizar varias vueltas al circuito de Nürburgring sin perder rendimiento, una promesa similar a la realizada por Porsche con su Taycan. Así, podemos esperar un sistema de refrigeración para las baterías muy sofisticado, tanto para aguantar las altas potencias de carga, como para no desfallecer en un uso intensivo en circuito.

Es de esperar que el nuevo RapidE, a pesar de estar basado en el actual Rapide S, tomará rasgos estilísticos de los últimos modelos de Aston Martin, como el Vantage, el DB11 o el DBS Superleggera. Sin embargo, lo más probable es que la estructura del coche (el monocasco) siga siendo la del Rapide, que data del año 2009.

La tecnología del Aston Martin RapidE probablemente llegue a modelos de mayor tirada en el futuro, como la gama Lagonda (el fabricante de lujo que Aston Martin quiere relanzar para competir en igualdad de condiciones con Rolls-Royce, Bentley y Mercedes-Maybach).

Fuente | Slashgear

Deja un comentario