¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

China prohibirá la venta de coches térmicos en 2035… pero los híbridos no enchufables coparán el 50% de su mercado

China está estudiando obligar a que a partir de 2035 todos los vehículos nuevos que se vendan dentro de sus fronteras estén electrificados. Estos planes están siendo actualmente elaborados por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, y forman parte de la hoja de ruta del gigante asiático para alcanzar sus objetivos climáticos.

El objetivo es lograr que para 2035 el 50% de los vehículos nuevos sean eléctricos a baterías, con pila de combustible o híbridos enchufables, y que el otro 50% se corresponda con híbridos convencionales. Por lo tanto, a la hora de la verdad China solo estará prohibiendo los vehículos térmicos sin ningún tipo de asistencia eléctrica.

China planea eliminar los automóviles de combustión tradicionales de forma paulatina a lo largo de los próximos quince años. Así, se estima que para 2030 el 75% de los coches gasolina que se vendan en el país serán híbridos, mientras que para 2035 se dejarán de fabricar los modelos no electrificados. Ese mismo año los vehículos enchufables o de hidrógeno representarán el 50% de las ventas en China, porcentaje que irá subiendo gradualmente año a año.

El objetivo es lograr alcanzar unas emisiones de dióxido de carbono neutras para 2060, una meta muy ambiciosa que de acuerdo con algunos expertos será complicada de conseguir si para 2035 todavía tienen tanto protagonismo los modelos híbridos no enchufables, que a pesar de ser más eficientes que los térmicos siguen dependiendo por completo de la quema de combustible para desplazarse.

Actualmente China es el mayor mercado de coches eléctricos del mundo, algo debido al favorable ambiente propiciado por el Gobierno del país, que en los últimos años ha concedido suculentas subvenciones a este tipo de vehículos para estimular su crecimiento. Sin embargo, en los próximos años estas ayudas irán reduciéndose, siendo sustituidas por tasas de fabricación de eléctricos mínimas para los fabricantes.

En paralelo, el mercado de coches eléctricos europeo está viviendo un auténtico boom, pues tanto los fabricantes autóctonos como las autoridades de la Unión Europea quieren evitar que su industria quede rezagada en esta nueva etapa frente a Asia. De acuerdo con la mayoría de estimaciones, a corto plazo el viejo continente superará a China como mayor mercado de coches eléctricos del planeta.

Relacionadas | Tesla envía a Europa la primera remesa de 7.000 Model 3 fabricados en China

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame