El 43% de los Volvo vendidos en julio en Europa han sido eléctricos o híbridos enchufables | forococheselectricos

El 43% de los Volvo vendidos en julio en Europa han sido eléctricos o híbridos enchufables


La apuesta de Volvo por la electrificación de su gama parece que está empezando a dar sus frutos. Y es que el fabricante sueco ha logrado la mayor cifra de ventas de este tipo de vehículos en una situación condicionada por la pandemia y la falta de semiconductores.

En cifras globales, Volvo Cars se anotó unas ventas de 56.883 unidades en julio, un 8,7% menos en comparación con el mismo período del año pasado. Una bajada que según la marca, se ha debido a factores como el fuerte repunte vivido el pasado año con la apertura de los concesionarios después de los cierres por el Covid, y la crisis actual del suministro de componentes como los semiconductores.

Por mercados, el más importante en volumen ha marcado dos hitos muy diferentes. Por un lado, Europa, la principal fuente de ventas, ha visto como sus números bajaban de forma importante, con un 22% menos que el pasado año. Cifra que choca con el aumento del 15% de Estados Unidos y la casi línea plana de China, donde han aumentado el 1%.

Pero la buena noticia es que dentro de las ventas, las matriculaciones de coches eléctricos e híbridos enchufables están escalando de forma muy importante el Europa.

Según los datos publicados por Volvo, la gama Recharge, que aglutina a eléctricos puros e híbridos enchufables, han representado el 25.5% de todas las matriculaciones del mes de julio. Pero en Europa, la gama eléctrica del fabricante nórdico ahora en manos chinas, ha logrado un más que llamativo 43% de cuota de ventas.

Eso si, de momento Volvo no logra situar a sus modelos entre los primeros puestos, y por ejemplo el Volvo XC40 Recharge eléctrico se ha colocado en el acumulado del año en el puesto número 18 de ventas en Europa, con 6.872 unidades entre enero y julio.

Algo que le colocan por debajo de alternativas como el Ford Mustang Mach-e, con 6.899 unidades, y muy lejos de los líderes del segmento SUV como el Volkswagen ID.4, que acumula más de 22.000 unidades.

La pregunta es por qué no se venden más XC40 eléctricos. Un modelo que a priori tiene todo lo que busca el cliente de uno de los segmento más de moda, los SUV compactos. Un modelo de 4,42 metros de largo, con una altura libre de 17,5 cm, maletero de 413 litros, delantero de 31 litros, y capaz de remolcar hasta 1.500 kg.

El sistema de propulsión también es de lo más destacable. Cuenta con dos motores eléctricos (uno por eje, lo que le da tracción total) que le dan una potencia total combinada de 300 kW (408 cv) y 660 Nm de par. Gracias a ello, el modelo puede hacer un 0 a 100 km/h en apenas 4,9 segundos. La velocidad punta se queda en 180 km/h.

Su batería de 75kWh útiles, refrigerada por líquido y formada por celdas de LG, le proporciona una autonomía de 400 km WLTP. El modelo podrá cargarse al 80% en apenas 32 minutos gracias a un sistema de carga rápida en corriente continua a 150 kW, mientras que el cargador interno le permitirá cargar a 11 kW en corriente alterna.

Entonces si tiene un diseño agradable, unas calidades interiores a la altura de las circunstancias, un sistema de propulsión más que destacable, y una autonomía que no es la más elevada pero que compensa con un competente sistema de recarga, ¿Dónde está el problema del Volvo para no lograr todavía más ventas?

La respuesta la encontramos en el precio. Y es que el configurador del modelo sueco nos muestra que la versión más económica parte desde los 52.689 euros. Un coste muy elevado que le colocan casi 4.000 euros por encima del Volkswagen ID.4 Pro Performance. Una propuesta de mayor tamaño, 4.58 metros de largo contra los 4.42 metros del Volvo, con mucha más autonomía, 511 km, y eso a pesar de usar una batería de similares características, 77 kWh útiles.

Por lo tanto, aunque las ventas de eléctricos en Volvo aumentan en Europa, el fabricante necesita dar un paso adelante con una alternativa algo más accesible que permita ofrecer un XC40, o su versión deportiva C40, con un precio de partida más accesible. Por ejemplo, ofreciendo una variante con un sólo motor y menos potencia, pero un coste más cercano a sus rivales.

Relacionadas | Volvo XC20 Recharge: un nuevo B-SUV premium completamente eléctrico comienza a gestarse

Compártelo:

8 comentarios en «El 43% de los Volvo vendidos en julio en Europa han sido eléctricos o híbridos enchufables»

  1. XC40 –> 75kWh –> 400 km WLTP
    ID4 –> 77 kWh –> 511 km WLTP
    Si los datos son correctos, ¿por qué hay tanta diferencia?

    Responder
      • Sí, pero un 20% peor es mucho.
        Cuando se habla de un eléctrico da la impresión que son todos iguales. La diferencia que se remarca es la pantallita que tienes en el salpicadero y el tamaño de la batería.
        Tesla tiene una gran experiencia, VAG la está adquiriendo, Toyota los desprecia.
        Creo que en dos tres años las marcas van a diferenciarse mucho entre ellas.

        Responder
        • Si 20% es muy posible. Motor menos eficiente, peor aerodinámica, etc. Ahí tienes el Audi e-tron que se traga 34KWh a los 100 a 120.

          Responder
    • Datos más reales procedentes de EVdata:
      Volvo XC40 75 kWh: 340 km «reales»
      VwID4 77 kWh: 385 km «reales»
      Ambos datos para las respectivas versiones integrales.
      Las diferencias ya no son tan grandes como podría sugerir la WLTP.

      Responder
    • Claro, además la WLTP del ID4 del artículo (511 km WLTP) corresponde a la versión Properformance de tracción trasera y 410 km «reales» (datos de EVdatabase).
      Así todo cuadra más.

      Responder
  2. No se a qué países se refiere cuando habla de «Europa»: Europa Occidental, UE,…

    Siendo cifras tan altas supongo que es Europa Occidental porque si tiene que promediar con la antigua Europa del Este (actualmente parte de la Unión Europea) y Grecia creo que no saldría un número tan alto.

    La pena somos nosotros. Si la media europea es de un 43%, no quiero saber cual es nuestro dato que les reducirá la media global.

    Es una pena pero estamos mas cerca de la media de la antigua Europa del Este que de nuestros vecinos de Europa Occidental.

    Esperemos que esto cambien pronto. Ya ha pasado con otros índices de desarrollo, que nosotros hemos ido al principio a la cola de Europa Occidental pero con años de retraso nos hemos puesto en la media e incluso por encima de ella.

    Responder

Deja un comentario