Jaguar Land Rover recurre a Tesla para cumplir con los límites de emisiones europeos

Jaguar Land Rover se ha unido a la lista de fabricantes que han tenido que recurrir a Tesla para cumplir con los límites de emisiones de la Unión Europea. Si el año pasado fueron FCA (FIAT-Chrysler) y Honda las que llegaron a un acuerdo con la compañía californiana para evitar pagar multas por incumplir las actuales normativas anticontaminación, ahora es el grupo británico el que necesita la ayuda de la firma capitaneada por Elon Musk.

Así, Jaguar Land Rover y Tesla combinarán sus respectivas flotas de vehículos para obtener una media de emisiones conjunta. Gracias al aporte de vehículos eléctricos de Tesla, la media será más baja que la de JLR por separado, lo que permitirá a la compañía esquivar las cuantiosas multas estipuladas para aquellos que sobrepasen los límites establecidos.

Como los lectores recordarán, los grupos que no alcancen sus objetivos de emisiones tendrá que pagar 95 euros por cada g/km extra emitido… por cada uno de los vehículos que haya vendido. Aunque todavía se desconoce cuánto le costará a Jaguar Land Rover este acuerdo (FCA se comprometió a pagar 2.000 millones de euros a Tesla para unir sus flotas), le resultará más rentable que afrontar las multas correspondientes.

Tesla no es la única marca que se ha beneficiado de acuerdos de este tipo: el año pasado, Ford tuvo que sumar su flota a la de Volvo debido a los retrasos en la producción del Kuga híbrido enchufable, mientras que Volkswagen hizo lo mismo con el grupo chino SAIC, matriz de la marca inglesa MG (Morris Garage).

Los planes de Jaguar Land Rover se habrían visto trastocados por la crisis de los semiconductores

En su momento, Jaguar Land Rover había llegado a afirmar que podría cumplir con sus objetivos de emisiones para este año, pues aunque actualmente solo cuenta con un único modelo 100% eléctrico (el Jaguar I-Pace), en los últimos tiempos el fabricante inglés ha lanzado numerosas variantes híbridas enchufables de su extensa cartera de SUV.

Aparentemente, la crisis de los semiconductores, que ha obligado a reducir su producción a la mayoría de marcas, habría dado al traste con los cálculos de la empresa, que se ha visto obligada a recurrir a Tesla para evitar que la situación pase a mayores.

En el pasado, Tesla fue criticada por algunos analistas debido a que sus ganancias estaban estrechamente ligadas a la venta de créditos de emisiones y a acuerdos como este. Aunque poco a poco se ha ido alejando de dicha dependencia gracias al éxito planetario de los Model 3 y Model Y, lo cierto es que todavía supone una importante fuente de ingresos para la compañía.

Fuente | Autocar

Relacionadas | Tesla distribuye la beta 10.3 de FSD de nuevo, tras un primer intento fallido el pasado viernes

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame