¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Vaya si hay demanda. El presidente de BYD confirma que los pedidos del Dolphin superan por cinco las expectativas

Para muchos el «No hay demanda de coches eléctricos» que lanzó un directivo de BMW hace ya un par de años ha quedado grabado en la memoria. Sobre todo ahora que vemos como la demanda no sólo ha explotado, sino que incluso supera por mucho las expectativas de aquellas marcas que si se habían preparado para esto. Es el caso de BYD, cuyo presidente ha confirmado la enorme expectación que ha levantado su último lanzamiento. El Dolphin.

Según Wang Chuanfu, presidente de BYD, antes de la presentación y lanzamiento estimaban que los pedidos del Dolphin rondarían las 6.000 unidades mensuales, unas 72.000 unidades anuales. Una cifra que se ha quedado muy lejos de la realidad, y no por mucho sino por poco.

El directivo chino ha indicado que en estos momentos están recibiendo entre 20.000 y 30.000 pedidos mensuales de su nuevo compacto eléctrico. Una cifra que supondría colocar en el mercado entre 240.000 y 360.000 unidades al año.

La razón de esta desmedida respuesta está en el enorme crecimiento que está viviendo el mercado del coche eléctrico en China, que en los últimos informes se la industria anticipan que alcanzará los 5.5 millones de unidades vendidas en 2022.

El propio presidente de BYD ha indicado que estiman que con esta tendencia, en 2022 la cuota de ventas de coches eléctricos en China alcanzará una media de entre el 22 y el 25%, llegando a un máximo a finales de año del 35%. Algo que supondría de mantenerse, alcanzar las 7 millones de unidades en 2023.

En el caso del Dolphin, el éxito de este modelo se radica en su equilibrada propuesta en tamaño, precio y prestaciones. Se sitúa como uno de los utilitarios más grandes del segmento B, con sus 4.13 metros de largo en la versión más costosa y 4.03 metros en la económica. Hace uso de la nueva «e-platform 3.0» de BYD. Esto significa que emplea unas baterías Blade con un diseño libre de módulos y celdas de litio-ferrofosfato.

La potencia de su motor llega a los 130 kW (177 CV) que se alimenta de una batería que en la versión más costosa, la que llegará a Europa, cuenta con una capacidad de 44,9 kWh y unos 350 km de autonomía WLTP estimados, mientras que la versión corta se conforma con un pack de 30,7 kWh, y unos 260 km de autonomía WLTP también estimados (todavía no tiene homologación). Todo completado con un sistema de carga rápida que en 30 minutos le permitirá recuperar el 80% de su carga.

Un modelo que a Europa llegará en su versión larga y batería de mayor capacidad, con un precio de 33.500 euros, lo que le restará muchas posibilidades de éxito, pero que como vemos en su mercado natal no da abasto con la arrolladora demanda.

Relacionadas | Empieza la guerra de precios. El BYD Yuan Plus será más barato que el MG ZS EV

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame