La Comunidad de Madrid pone en marcha su primer autobús de hidrógeno

El consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez, ha realizado el viaje inaugural a bordo del primer autobús impulsado por hidrógeno de la región. El vehículo será operado por la empresa concesionaria Alsa y dará servicio a la línea urbana 4, que circula por Torrejón de Ardoz.

Este modelo cuenta con una pila de combustible que le permite recorrer un mínimo de 400 km, tarda en repostarse apenas nueve minutos y dispone de cinco depósitos de hidrógeno con capacidad para 37 kg ubicados en el techo. Además, emplea un sistema combinado de aire acondicionado y calefacción con convectores.

Por otro lado, también habría que señalar que el nuevo autobús dispone de luces LED tanto en el exterior como en el interior, lo que permite reducir el consumo energético, mientras que los retrovisores han sido sustituidos por unas cámaras. En cuanto a la seguridad, habría que destacar la alerta acústica para vehículos, el sistema de detección y extinción de incendios, la ayuda al arranque en pendiente y los sensores de lluvia y luz.

Este autobús contará con su propia hidrolinera en el centro Alsa de la localidad. Las instalaciones estarán compuestas por dieciocho bloques formados por veintiocho botellas de 50 litros cada una. Sumando la capacidad total de todas ellas se podrán almacenar un máximo de 25.200 litros de hidrógeno en estado gaseoso.

Algunas ciudades han abandonado los autobuses de hidrógeno por su elevado coste

«El Plan de Modernización para las concesiones de transporte público regular interurbano de viajeros de la región ya estableció en 2019 que al menos el 20% de la flota de autobuses debía ser medioambientalmente sostenible, para lo que se han incorporado de forma continua vehículos de última generación en materia de emisiones en sustitución de modelos más contaminantes. El 55% de los 4.100 autobuses urbanos e interurbanos con los que cuenta la Comunidad de Madrid se mueve con energías limpias».

Mientras que el hidrógeno será durante los próximos años una pieza fundamental dentro de los planes de descarbonización de Madrid y otras ciudades como Barcelona, es interesante recordar que urbes como Montpellier han decidido prescindir de los autobuses con pila de combustible en favor de los modelos a baterías debido a su elevado coste.

Otro punto crítico es su menor rendimiento, pues utilizar la energía eléctrica para cargar directamente unas baterías es un proceso mucho más eficiente que emplear esa misma energía para generar mediante electrolisis hidrógeno verde, el cual luego debe transportarse, almacenarse y utilizarse para obtener de nuevo electricidad en la pila de combustible.

Fuente | Comunidad de Madrid

Compártelo: