El Volkswagen Golf siguió siendo el coche más vendido en Europa en 2021, con el Tesla Model 3 recortando distancias

Sumando todos los meses del año pasado, se matricularon en Europa (UE, Reino Unido, Noruega y Suiza) 205.408 Volkswagen Golf. El compacto alemán lleva invicto como el más vendido desde 2008, pese a todos los problemas que ha tenido: falta de componentes en fábrica, confinamientos de clientela por la pandemia, competencia interna y externa… Sus ventas cayeron un 27,9% respecto a 2020, pero llama más que en 2019 se matricularon el doble de Golf.

El coche eléctrico más vendido, el Tesla Model 3, le está pisando los talones poco a poco, y en algunos mercados le ha sobrepasado. El homólogo eléctrico del Golf, el Volkswagen ID.3 (tercero eléctrico más vendido), que está llamado a sustituirlo por completo, no se ha conseguido colar entre los 25 más vendidos. El Tesla está en el puesto absoluto 17º de ventas, 141.429 unidades.

La verdad es que 2021 fue un año muy malo, los 11,75 millones de unidades matriculadas en 28 países europeos equivalen al volumen de 1985. Después del duro impacto de la pandemia, la falta de componentes -principalmente microchips- impide a los fabricantes vender todo lo que podrían haber fabricado. Producción perdida implica ventas perdidas -o aplazadas-. Mientras, los seminuevos se mueven mucho y bajan menos de precio.

Para poner el dato de 11,75 millones de unidades en contexto, son un 1,6% menos que en 2020, un 26% menos que el año prepandémico de 2019 y un 27% menos respecto al año récord de 2007, cuando la burbuja financiera no había estallado todavía. Respecto al peor año anterior del siglo, 2013, las ventas cayeron en 2021 un 4,5%.

Por segmentos, se consolida la tendencia a que los clientes abracen los SUV y los crossover en un porcentaje alarmante, el 46% del mercado, aunque en Estados Unidos es aún peor, el 52,3% de los turismos. ¿Por qué uso la palabra «peor»? Es evidente, aumentan las emisiones de CO2 y contaminación, y en plena crisis energéticas consumen más petróleo.

Por tipo de combustible, a año completo los diésel han agarrado una cuota del 21,7%, por encima de la suma de coches eléctricos e híbridos enchufables, el 19% del mercado y 2,25 millones de unidades. Sin embargo, los datos de diciembre ya nos anticipan que lo más seguro es que 2022 sea el año en el que los enchufables dejen atrás a los diésel, a menos que las fábricas puedan recuperar los niveles normales -el sorpasso solo se aplazaría, ojo-.

Mientras tanto, los híbridos no enchufables siguen muy fuertes. Véase el caso de Toyota, que se ha colocado como el tercer fabricante que más unidades ha vendido en Europa, con 706.056 unidades, colocando el Yaris como el séptimo más vendido y el Corolla como el decimocuarto. Estos modelos solo se venden como híbridos, y casi toda la gama de Toyota es así.

Si interpretamos que los térmicos no los quiere nadie, estaremos haciendo un análisis equivocado. Si el Volkswagen Golf ha perdido la mitad de su volumen en dos años es porque no se fabrican todos los que Volkswagen puede fabricar, le faltan piezas. Si faltan piezas, faltan coches, y si faltan coches faltan ventas. Es de cajón. Si hay modelos que crecen mucho, como el Tesla Model 3, es, entre otras cosas, porque Tesla está toreando mejor esta crisis por haber hecho los deberes a tiempo.

Mientras permanezca esta crisis de suministros, los eléctricos van a seguir ganando terreno porque los fabricantes les están dando prioridad, de cara a hacer el balance de emisiones con Bruselas es mejor perder ventas de térmicos. De hecho, Volkswagen logró su objetivo de CO2 de 2021 sin sanciones -entre otras cosas- por haber vendido menos térmicos y que los eléctricos han sido suficientes para compensar sus emisiones.

Fuente | JATO Dynamics

Compártelo: