El hidrógeno verde no será competitivo económicamente hasta el 2030

Un informe de Bloomberg pone sobre la mesa en enorme desarrollo que vivirá la industria del hidrógeno renovable, o hidrógeno verde, que recibirá ingentes cantidades de dinero para su despliegue. Pero también avisan de que su coste seguirá siendo más elevado que el procedente de fuentes no renovables al menos hasta el final de la década.

El informe de Bloomberg sitúa a este 2022 como el año de la explosión en la inversión e instalación de nuevas plantas de producción de hidrógeno verde como una alternativa para descarbonizar la industria y el transporte.

Este año se realizará un número récord de instalaciones de electrolizadores, pero también se producirá un número cada vez más elevado de empresas dedicadas al hidrógeno que saldrán a bolsa para capitalizar este interés de los inversores.

El coste del hidrógeno verde

El principal problema es que el hidrógeno verde no será competitivo económicamente a corto plazo. Según Bloomberg, el hidrógeno renovable comenzará a competir con el hidrógeno azul o gris en costes hacia finales de la década.

Los plazos no serán iguales a todos los mercados, ya que algunos que están apostando fuerte por su producción con excedentes de energías como la solar o la eólica, como Australia, podrían lograr este hito ya para 2027, mientras que otras como China podrían ver como el plazo se extiende hasta más allá de 2030.

En el gráfico vemos que España se coloca en un puesto intermedio, con un precio del hidrógeno verde en torno a los 1.5 dólares el kilo para 2030. Curiosamente dos de los mercados que más fuerte están apostando, Japón y Corea del Sur, quedan situados en la zona más costosa lo que le convertirá en importadores netos. Unos mercados que como recordamos, se transformarán en exportadores, pero de la tecnología de hidrógeno.

Esto quiere decir que de media, el precio del hidrógeno verde caerá un 75% entre 2022 y 2030. Algo a lo que tendrá que ayudar la bajada de los precios de los electrolizadores, con cada vez mayor inversión y economías de escala que rebajarán sus costes, gracias sobre todo al aporte de las empresas chinas capaces de producir sistemas con una cuarta parte del precio de las occidentales. Unos electrolizadores que verá como este año su producción llegará a entre 1,8 y 2,5GW instalados en todo el mundo.

Esto se traducirá que a medio plazo, el hidrógeno procedente de fuentes fósiles, el gris o el azul, solo será rentable en aquellos estados donde los incentivos públicos mantengan los costes bajos de forma artificial.

Sobre la pregunta de quién será el principal cliente del hidrógeno verde, la respuesta de Bloomberg es que será la industria la que consumirá el grueso de la producción, mientras que el transporte será todavía una parte muy minoritaria.

La razón de los expertos de Bloomberg es que de momento los sistemas eléctricos a batería siguen siendo una opción más viable económicamente. Por su parte el hidrógeno se centrará en actividades como el de los productos químicos como el amoníaco y el metanol y el refinado de petróleo.

Compártelo: