¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Así será el Ford Puma eléctrico, un SUV urbano que llegará en 2024

En el año 2030, Ford dejará de vender automóviles con motores de combustión interna en el mercado europeo. Esta radical transformación culminará en 2035, cuando su negocio en el viejo continente alcance la ansiada neutralidad de carbono. Sin embargo, para lograr estos ambiciosos objetivos, la firma del óvalo necesitará desplegar una completa gama de vehículos cero emisiones.

Para acelerar el desarrollo de este tipo de modelos, recientemente Ford anunció la creación de dos nuevas divisiones de ámbito global: Ford Blue, que se encargará de sus automóviles térmicos, y Ford Model e, centrada en los eléctricos. Gracias a ello, de aquí al año 2024 la compañía lanzará siete eléctricos inéditos en nuestro mercado, los cuales se unirán a los Mustang Mach-E y E-Transit.

Dos de estas propuestas, un crossover mediano y un crossover deportivo, harán uso de la plataforma modular MEB del Grupo Volkswagen (ambas empresas tienen un acuerdo de colaboración para el desarrollo de coches eléctricos, vehículos comerciales y tecnología de conducción autónoma); de hecho, se espera que sean derivados directos de los ID.4 e ID.5.

Las furgonetas Courier y Custom, desdobladas en versiones de pasajeros (Tourneo Courier, Tourneo Custom) y de carga (Transit Courier, Transit Custom), también dispondrán de versiones eléctricas. Sin embargo, el anuncio que más expectativas ha levantado ha sido el del Puma 100% eléctrico.

Teaser oficial del nuevo Ford Puma eléctrico

El principal rival del Ford Puma eléctrico será el Opel Mokka-e

El Ford Puma es un SUV del segmento B (utilitarios) de gran popularidad en Europa; de hecho, en 2021 fue el modelo más vendido de la marca en este mercado, pues con 132.455 unidades, superó holgadamente a los sempiternos Fiesta y Focus. La variante eléctrica llegará en 2024, en paralelo al restyling de su hermano térmico.

Al igual que la Courier, el Puma eléctrico mantendrá la plataforma B2E, por lo que no será un vehículo concebido desde cero como eléctrico. Por lo tanto, seguirá siendo tracción delantera. Por el momento se desconocen sus especificaciones técnicas, si bien no debería diferir demasiado de rivales como el Opel Mokka-e.

Estéticamente, el Puma eléctrico será prácticamente idéntico al Puma térmico actualizado, que verá la luz en 2023 y contará con novedades como unos grupos ópticos rediseñados. La principal diferencia entre ambos probablemente radique en el empleo de una calandra cegada, si bien tampoco sería de extrañar que otros detalles como los paragolpes o las llantas sean específicos. Su producción seguirá teniendo lugar en Craiova (Rumanía), que dejará de fabricar el envejecido EcoSport para dar cabida al recién llegado.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame