En 2030 la producción de coches eléctricos superará la capacidad de producción de baterías

El mercado camina de forma inexorable hacia su electrificación. Un factor que se ha agudizado en los últimos meses por los problemas de suministro y elevados precios de los carburantes. Un escenario donde el coche eléctrico se ha situado como una opción más que idónea, pero que necesitará no solo producción, ventas, sino también un ecosistema que logre adaptarse a su fulgurante crecimiento. Algo que parece según los expertos estar en riesgo, principalmente en el aspecto de las baterías.

Según un estudio del Departamento de Energía de los Estados Unidos, en el año 2030 la demanda de baterías de la del automóvil podría llegar a superar la capacidad de producción debido al auge del coche eléctrico. Un tipo de vehículos que según las estimaciones de Bloomberg, superarán mundialmente las ventas de coches gasolina o diésel en 2036.

Esta situación se daría incluso a pesar de los planes de la industria para construir entre 80 y 90 nuevas fábricas de baterías a nivel mundial con capacidades de decenas de GWh cada una. Aunque la producción de celdas durante la presente década crecerá mucho más que la producción de vehículos eléctricos, no hay que perder de vista que la capacidad de las baterías por vehículo también aumentará.

Así, el estudio señala que la capacidad promedio de los packs de los automóviles eléctricos se incrementará en un 3% anual durante esta década, algo que será posible entre otras cosas gracias a la caída en picado de los precios de las celdas. Por otro lado, tampoco podemos perder de vista la creciente demanda de baterías en otros sectores como el transporte de pasajeros por carretera y el de mercancías.

Estudio sobre baterías de coches eléctricos enchufables del mundo

El informe también advierte de que la producción real de celdas en realidad no se corresponderá con la capacidad máxima declarada, pues la escasez de cobalto, los elevados precios del níquel, o los problemas en los controles de calidad, podrían ralentizar la fabricación: una producción realista rondaría el 70% de la capacidad máxima anunciada.

La demanda de baterías en 2020 fue de 330 GWh, mientras que en 2030 esta cifra se estima que aumentará hasta los 2.180 GWh cada año. suficiente para cubrir la demanda de unos 31 millones de coches eléctricos cada año.

La capacidad de producción teórica por su parte pasará de 450 GWh a más de 2.857 GWh. Si bien a día de hoy Asia domina con claridad el sector (345 GWh, 77% de cuota) frente a Europa (60 GWh, 13% de cuota) y Estados Unidos (45 GWh, 10% de cuota), las cosas estarán más igualadas dentro de una década.

Aunque Asia seguirá llevando la voz cantante (1.627 GWh, 57% de cuota), Europa habrá recortado para entonces una importante distancia (950 GWh, 33% de cuota). Estados Unidos sin embargo seguirá estando muy rezagada (280 GWh, 10% de cuota).

Una demanda que veremos si la industria de las baterías logra seguir el ritmo, en un sector que además tendrá que afrontar con mayor ambición el reto del reciclaje, que puede ser un elemento clave para lograr cumplir con los objetivos de reducción de emisiones, y hacerlo además con un circuito más cerrado con menor impacto en los recursos naturales.

Compártelo: