Según el ADAC, el coche eléctrico ya es más barato que el diésel o gasolina incluso antes de ayudas

El club del automóvil de Alemania, ADAC, ha realizado un análisis que compara los precios de propiedad de los coches eléctricos y sus equivalentes con motor de combustión. Un estudio que ha puesto sobre la mesa que a pesar de su mayor coste de compra, los eléctricos ya compensan esa diferencia a corto plazo, e incluso antes de las ayudas públicas.

ADAC comparó dos de los modelos más parecidos teniendo en cuenta factores como su precio de compra, precio de seguro, impuestos, gastos de mantenimiento y reparación, así como el desgaste de neumáticos, costes de combustible y electricidad.

Para ello ha puesto frente a frente al Volkswagen ID.3 en su versión Pro (58 kWh) con un precio antes de ayudas de 36.960 euros, frente al Volkswgen Golf 1.5 eTSI, que en Alemania arranca en los 32.460 euros.

Precios combustibles Alemania

Dos modelos que según los datos separados por 4.500 euros, cantidad que según el estudio de ADAC quedan más que compensados ​​por otros factores de coste que suponen que en un periodo de cinco años y conduciendo 15.000 km al año, el conductor del coche eléctrico tenga un coste estimado de 47.2 céntimos de euro por kilómetro, mientras que el del gasolina llega a los 56.9 céntimos.

Si a esto se añaden las ayudas del gobierno, que en Alemania son de 6.000 euros de la administración y 3.000 euros de los fabricantes, esto supondría que el ID.3 es alrededor de 5.000 euros más barato de comprar que el Golf. Algo que cambia todavía más las cifras de amortización.

La distorsión de las ayudas

Pero desde el ADAC también avisan de que las ayudas públicas estarían distorsionando los precios de los coches eléctricos, que no están reflejando la bajada de costes de componentes como las baterías en los últimos años. Algo que podría estar provocando que las ayudas engorden el margen de beneficio de las marcas en lugar de lograr bajar los precios.

Algo sobre lo que indican que para que los coches eléctricos sean más rentables que los de combustión sin ayudas públicas, los fabricantes tendrán que bajar los precios de forma significativa en los próximos años. Si no habrá riesgo de caída de ventas en Europa cuando los gobiernos empiecen a retirar los incentivos públicos.

Fuente | ADAC

Compártelo: