Compran dos coches eléctricos y empiezan a ahorrar más de 6.000 euros al año en gasolina

Los coches eléctricos son caros, sí, pero con el uso se acaban pagando solos. Es la conclusión a la que llegaron Justin y Sharmayne Smith, una pareja de Nueva Zelanda. Las conclusiones son perfectamente extrapolables a nuestro país, pese a lo de estar -literalmente- al otro lado del planeta. El matrimonio ahora tiene un Tesla Model 3 Long Range y un Nissan Leaf, y no pueden estar más satisfechos.

Previamente se estaban moviendo en un Toyota y un Mazda, ambos usados. El Tesla tuvo un coste de 85.000 dólares neozelandeses, al cambio casi 51.500 euros, y fue su primer coche nuevo. Por el Nissan Leaf no sabemos cuánto pagaron, pero seguramente la mitad de esa cantidad. Calcularon que, de pasarse a coches eléctricos, se ahorrarían al año 9.500 dólares en gasolina, más de 5.700 euros.

Su ahorro más bien está en la franja de los 10.000 dólares (la gasolina ha subido de precio), que son 6.050 euros, por lo que solo el Tesla quedaría amortizado en un plazo de ocho años. El ahorro en gasolina compensa el aumento del coste de financiación, ya que el Model 3 LR no es un coche precisamente barato para una familia media. Entrando a valorar el ahorro en gasolina y en mantenimiento, acaba saliendo a cuenta.

En este caso no entran en juego las ayudas, ya que Justin se compró el coche antes de ser candidato a las ayudas de 2022 y excedió el umbral de precio permitido. Por otro lado, el coste de electricidad está siendo realmente bajo, unos 25 euros adicionales al mes sobre lo que ya estaban pagando. Ella recarga el Leaf una vez a la semana, del 20% al 80%, y él lo hace del 30% al 80%, lo que le cuesta 3,5 euros al cambio.

Como colofón, la pareja hizo el cambio a eléctricos por motivos ecológicos, por dejar un mundo mejor a su hija de 10 años

El caso de esta pareja es el más favorable desde el punto de vista financiero. Pasan de consumir gasolina a electricidad, recargan fundamentalmente en casa y con los precios más bajos del día, y ni siquiera necesitan recargar a diario, por lo que pueden turnarse para cargar uno u otro. El trabajo de Justin es bombero en el aeropuerto de New Plymouth, estará bien pagado pero no es alguien que no tenga que mirar el precio de las cosas debido a sus ingresos.

Cada uno puede hacer el cálculo de cuánto se gasta al año en combustible y cuánto se puede pagar de más en la cuota de un coche nuevo -o seminuevo- a cambio de gastar poco más en electricidad. Incluso con la que está cayendo, de 0:00 a 8:00 la electricidad sigue siendo muy barata, y lo mismo los fines de semana. ¿Son los coches eléctricos caros? Sí, pero también ahorran mucho dinero.

Venga, empiezo yo, algo más de 1.000 euros al año (y casi todo es GLP, a gasolina sería muchísimo peor)…

Vía | Stuff.co.nz

Compártelo: