¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Elon Musk amenaza a Tesla. O recibe su compensación de 56.000 millones, o se llevará la tecnología de IA y robótica

Elon Musk ha lanzado una amenaza directa al consejo de administración de Tesla, para que este aprueba su compensación económica de más de 56,000 millones de dólares que la compañía había aprobado a Elon Musk, y que una juez estadounidense anuló en enero. De lo contrario, Musk amenaza con llevarse los avances en inteligencia artificial y robótica a otra empresa.

El objetivo de Musk es volver a tener un mayor control sobre la compañía. Un control que ha ido perdiendo con el paso de los años y las ventas de acciones para aventuras como la compra de Twitter, y que ha dejado su participación actual en el 13%.

El paquete de compensación que exige el máximo responsable de Tesla supondría llevar de nuevo sus acciones hasta el 25% que tenía cuando se lanzó a la compra de Twitter.

Desde el consejo de administración se ha justificado este pago con argumentos como que Musk lleva seis años sin recibir ningún pago por su trabajo en Tesla. Un periodo donde la compañía ha crecido de forma más que importante hasta llegar a una capitalización bursátil de 584.000 millones de dólares.

Un consejo de administración de Tesla, que en 2018 aprobó este plan con el 73% de los votos, y que ha sido congelado por los tribunales por la denuncia de algunos accionistas que lo consideraban desproporcionado. Un consejo que tendrá que reunirse de nuevo el próximo día 13 de junio para ratificar el acuerdo.

Las amenazas de Musk a Tesla

Elon Musk

Pero a pesar de que parece que el paquete de compensación terminará aprobándose, Elon Musk no ha perdido la ocasión para crear algo de controversia al asegurar que si no se confirma, se llevará la tecnología de inteligencia artificial y robótica.

Y es que Tesla ha centrado buena parte de sus esfuerzos en convertirse en mucho más que un fabricante de coches. El software ha sido una de sus principales prioridades, y el propio Musk ha indicado en más de una ocasión que sin la conducción autónoma «Tesla no valdría nada».

No está claro como el presidente de un fabricante puede llevarse a otro lugar desarrollos que son propiedad de la marca. Algo que posiblemente no tenga ningún recorrido judicial y que suponen una amenaza que confirma las bases de la denuncia presentada en 2018, donde se argumentaba que Musk tenía demasiada influencia sobre el consejo de administración de Tesla.

Algo que parece evidente, ya que este consejo parece dispuesto a aprobar el pago a pesar de las amenazas directas de Musk.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame