El Ministro de Industria quiere prorrogar el programa de ayudas al coche eléctrico

En una comparecencia ante los medios, el Ministro de Industria ha asegurado que la intención de su departamento es prorrogar el programa de ayudas al coche eléctrico más allá del mes de septiembre que es cuando está fijada la finalización del actual programa, una extensión que de momento está en el aire.

Según el Ministro Jose Manuel Soria, la prorroga dependerá de la disponibilidad de medios económico, unas partidas que de momento no están decididas y que de ser recibidas serán destinadas a mantener el actual plan de ayudas, unos programas que según Soria han servido para revitalizar las ventas de un sector seriamente dañado por la crisis económica.

 

Sobre el coche eléctrico asegura que será el futuro, aunque de momento según sus palabras «No hay certidumbre total sobre la tecnología que se usará finalmente y son desarrollos que comportan recursos y tiempo y aún llevará algunos años» una frase con parte de verdad, la última, pero algo confusa la primera ya que los principales fabricantes han optado en mayoría por el coche eléctrico por batería, mientras que la pila de combustible ha sido la alternativa más minoritaria y que de momento no ha logrado impactar en el mercado.

Otro aspecto muy importante donde el Ministerio quiere incidir es en las infraestructuras de recarga, unos elementos que Soria ha calificado como imprescindibles para el correcto despliegue del coche eléctrico, pero que además debe sumar una obligación por parte de Bruselas de alcanzar unos mínimos antes del 2020 y que sirve de principal aliciente para el gobierno.

Ahora la pregunta es si habrá o no dinero para los que opten por adquirir un coche eléctrico a partir del próximo mes de septiembre, una situación de incertidumbre que se repite todos los años y que son fruto de una política cortoplacista y errónea que hace que España sea uno de los escenarios menos interesantes para los fabricantes de coches eléctricos, una política que debería copiar las realizadas por otros estados de la UE con planes a dos tres o cuatro años de duración y que añaden una cuota de tranquilidad a fabricantes, vendedores y compradores.

Vía | 5 Días

Compártelo: