Tesla baja el precio del Model S y Model X, añadiendo además opciones de forma gratuita a las versiones Performance

Esta madrugada Tesla ha vuelto a modificar su oferta. en esta ocasión no ha sido la desaparición o puesta en marcha de un nuevo acabado, sino la rebaja de precio del Model X y el Model S. Un movimiento muy interesante que supone un recorte de unos 3.000 dólares en la versión de acceso del todocamino eléctrico.

Gracias a esta bajada, el Model X se coloca a los prometidos 5.000 dólares del Model S más económico. Una diferencia que hasta ahora no se había logrado cumplir. La razón según Tesla es que la economía de escala del X ha logrado acelerarse de forma importante en los últimos meses.

Y es que el arranque de la producción de este modelo no ha sido sencilla. Algo que ha ralentizado las líneas de montaje, y con ello reducido el margen de beneficio esperado por el fabricante. Pero ahora la producción ya está en velocidad de crucero, logrando una paridad respecto al Model S. Algo que ha permitido lograr la bajada de precio.

Arranca la producción del Tesla Model X. Primera imagen desde la línea de montaje

También se ha visto afectado por estos cambios el Model S y el Model X 100D, así como el P100D. En el primer caso su precio se reduce en 1.500 dólares, mientras que la variante Performance además añadirá de serie equipamiento que hasta ahora permanecía como opcional.

Por ejemplo, el Pack Premium desaparece, y pasa a formar parte del equipamiento de serie. Un paquete que costaba 5.300 euros. Algo que supone que elementos como el sistema de filtrado del aire, con aislamiento resistente a ataques biológicos, será de serie. También la calefacción en todos los asientos y en el volante…y así un largo etc.

Y esto no sólo no subiendo el precio, sino que incluso lo han bajado ligeramente. Todo gracias a una producción que no para de incrementarse y que tiene su impacto en unos precios cada vez más competitivos.

La gran pregunta que seguramente nos estemos haciendo todos es ¿sufrirá el Model 3 esta misma dinámica?. El inicio también será complejo no por el vehículo en si, que parece incomparablemente más sencillo que el Model X, sino por el tamaño de la escala.

Si Tesla aplica esta misma política, esto supondría que en uno o dos años, una vez liquidada la interminable lista de espera, podríamos ser testigos de una bajada de precio. Una especulación pero que coincidiría con dos factores que invitan al optimismo. Uno sería un nivel de producción elevado, y el otro la llegada para esas fechas de los modelos de otros fabricantes. Y no hay nada mejor para incentivar una bajada de precios que la competencia.

Equipamiento de serie Tesla Model S y X P100D

Relacionadas

Vía | Electrek

 

Compártelo: