¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

El proveedor de litio de Tesla y BMW cree que habrá cierta escasez a principios de la década que viene

Actualmente, uno de los principales cuellos de botella en la producción de coches eléctricos son las baterías, algo provocado principalmente porque la demanda supera a la capacidad productiva de los fabricantes de celdas. Esto se debe a que hay cierta escasez en el mercado de litio, la cual se mantendrá a lo largo de la próxima década de acuerdo con Wang Xiaoshen, vicepresidente de Jiangxi Ganfeng Lithium (segundo mayor productor de litio en 2018 y proveedor de Tesla y BMW).

Esta empresa cayó hasta un 28% durante su debut en la Bolsa de Hong Kong el jueves pasado debido a la inestabilidad del mercado del litio. Sin embargo, y anticipándose a la futura expansión de esta industria, Ganfeng está apostándolo todo al litio, pues creen que en los próximos años habrá un aumento exponencial en su demanda gracias al crecimiento de las ventas de coches eléctricos. Xiaoshen ha realizado las siguientes declaraciones sobre el futuro de la industria en una reciente entrevista:

«[…] es posible que haya algunos nuevos proveedores en los próximos meses […] El riesgo es que el mercado esté sobreestimando el potencial en el lado de la oferta. Por supuesto, hay espacio para los recién llegados, pero es probable que tengan muchos problemas con la producción. Los inversores están asustados porque se dan cuenta de que esta industria todavía tiene muchas barreras, incluso en las fases iniciales. Necesitan tecnología, por lo que es muy difícil para algunos de los nuevos competidores convertirse en proveedores cualificados de materiales para baterías.

Aunque no a corto plazo, a largo plazo todavía hay riesgo de escasez. Especialmente en 2023 y 2024, ese es el período que nos preocupa un poco. Ese será el momento en que la producción de coches eléctricos aumentará rápidamente y en el que la mayor parte de los fabricantes de baterías ampliarán su capacidad. Los fabricantes quieren asegurarse el suministro a largo plazo. Probablemente compartan la opinión de que en el 2023-2024 habrá un suministro limitado cuando todos aumenten la producción de coches eléctricos. Pero a corto plazo tenemos que abrocharnos el cinturón de seguridad y tener cuidado.

Nos dirigimos hacia la producción de baterías de electrolito sólido de primera generación a partir del segundo trimestre del próximo año. Ya estamos comenzando algunas pruebas con varios fabricantes chinos y europeos. Creemos que podemos probar unos pocos miles de vehículos eléctricos, y luego tomaremos una decisión sobre cómo queremos ampliar esta tecnología. De esta tecnología al siguiente nivel todavía hay otro período de ocho o diez años. Nuestra primera generación es una tecnología de inserción en la que reemplazamos el electrolito líquido».

Fuente | Bloomberg

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame