¿Ha conseguido el BMW i3 popularizar la fibra de carbono en el automóvil tras más de 150.000 unidades vendidas? | forococheselectricos

¿Ha conseguido el BMW i3 popularizar la fibra de carbono en el automóvil tras más de 150.000 unidades vendidas?


Cuando el BMW i3 fue lanzado al mercado hace seis años, fue una propuesta sorprendente a varios niveles. El primer coche eléctrico de producción masiva de BMW contaba con soluciones llamativas como una versión dotada de extensor de autonomía de gasolina (i3 REx), puertas traseras con apertura suicida… y una avanzada estructura de fibra de carbono.

Así, el BMW i3 se convirtió en el primer coche medianamente asequible dotado de un monocasco de fibra de carbono. Este material, utilizado en los coches de competición de Fórmula 1 y en superdeportivos como el Lamborghini Aventador, tiene una resistencia superior a la del acero a pesar de ser más ligero que el aluminio, lo que permite crear coches muy seguros y con una rigidez estructural superlativa, pero con un peso muy contenido, algo esencial para lograr unas mejores prestaciones y unas cifras de eficiencia optimizadas.

El principal problema de este material es lo caro y complejo que resulta de fabricar, por lo que el hito conseguido por el i3 es realmente destacado. A pesar de que ni su precio de algo más de 38.000 euros ni sus cifras de ventas (poco más de 150.000 unidades desde 2013) son los de un coche verdaderamente popular, lo cierto es que es el primer automóvil de la historia con un monocasco de fibra de carbono en lograr unas cifras tan masivas.

Con todo, recientemente BMW indicó que tras la desaparición del i3 la década que viene, dejarán de producir monocascos de fibra de carbono, por lo menos en coches de gran tirada. Esta decisión se debe principalmente al hecho de que con las baterías de nueva generación, más capaces que las que había disponibles hace unos años, se pueden conseguir autonomías competitivas sin necesidad de recurrir a materiales de coste elevado que permitan reducir el peso de los vehículos.

La marca bávara parece centrada actualmente en el desarrollo de estructuras «Carbon Core», las cuales utilizan acero de alta resistencia, aluminio y fibra de carbono en lugares estratégicos para contener el peso y mantener los costes de producción a raya. Esta solución ya está siendo actualmente empleada en los modelos Serie 5 y Serie 7 de la firma.

Sin embargo, no parece que esta vaya a ser la última palabra de la fibra de carbono en la industria del automóvil. Recientemente, General Motors anunció el lanzamiento de sus cajas CarbonPro para sus modelos pick-up. Si bien estas estructuras, más ligeras y capaces, sólo se ofrecerán en las versiones más caras de la GMC Sierra, según los costes de fabricación se vayan reduciendo en paralelo al aumento de la producción gracias a la economía de escala, su presencia en la gama del pick-up americano podría ir incrementándose.

Es muy posible que en los próximos años sigan desarrollándose nuevos procesos de producción de monocascos de fibra de carbono más sencillos y menos costosos que permitan el lanzamiento de coches más ligeros y seguros, con un mayor aprovechamiento del espacio interior y unas mejores prestaciones y autonomía gracias a una eficiencia optimizada.

Compártelo:

14 comentarios en «¿Ha conseguido el BMW i3 popularizar la fibra de carbono en el automóvil tras más de 150.000 unidades vendidas?»

  1. El I3 , seguia teniendo fallos en ajustes debido a la gran tolerancia entre piezas, vamos que no se llego a dominar la fabricación del monocasco.

    Abandonarlo ha sido un acierto, por que con mejoras en los materiales del núcleo, en las soldaduras y demás, se puede conseguir un bajo peso, gran resistencia y menor coste.

    Lo que si creo que al final seran de plástico reciclado es todo el exterior del coche salvo algunas partes (como el Smart) con ello se baja el peso, y con los nuevos compuestos, estos plásticos serán muy resistentes y más baratos de cambiar y fabricar que su homónimo de chapa.

    Responder
    • De todo se aprende. Si no la cagas, no puedes saber que por ahí no puedes seguir. El tema es que hay que ser valiente para arriesgarse. BMW lo fue, al menos en eso.

      Responder
  2. Con las nuevas baterías, de mayor capacidad y menor peso, y los sistemas de conducción autónoma (o asistentes avanzados como el autopilot), temas como peso y seguridad en impacto tendrán menos relevancia … cuando todos los vehículos incorporen este tipo de asistentes (seguridad activa) quiero decir.

    Responder
  3. Bajar el peso siempre es buena idea, mas potencia/peso, menos consumos, menos inercias…. lo malo es que los «listos» y las «listas» del rebaño no paran de comprar tanques suvs de acero de 2500kg (marketing gringo pero con 40 años de retraso….) y si un pequeño y europeo i3 choca contra uno de estos, pobret….

    Responder
  4. Yo lo disfrute un dia entero, la sensacion de ligereza y su direccion bastante directa, me cautivo. En autovia era demasiado nervioso, pero me transmitio mejores sensaciones que el Zoe y el model 3.

    Responder
  5. En los eléctricos se «desperdicia» menos energía en las frenadas (o cuesta abajo). Ya que esto recarga las baterías.

    Cuánto más pesados, más energía se recupera.

    Responder
    • Si y también cuanto mas pesado es el coche mas consumo realiza el motor eléctrico en una carretera con pendiente positiva.El peso con las baterías actuales no es nada despreciable.

      Responder
      • Y en llano, también consume más 3n llano.
        Y arrancando de un semáforo, si es más pesado, gasta más.
        Y tiene que tener ruedas más anchas, que aumenta la resistencia y hace que gaste más.
        Son todo «ventajas» que el coche sea más pesado, sí señor

        Responder
  6. Hombre … Popularizar lo que se dice popularizar….. Me parece que es el único construido así y el otro día hablando con el dueño de uno el hombre no tenía ni idea de que estaba hecho de fibra de carbono.

    Responder
    • Como el 70 % de los propietarios de un BMW que no saben que sus coches tienen tracción trasera…
      Estudio echo por la propia BMW antes de sacar el Serie 2 con tracción delantera, que era una «traición» a la tradición de la marca y sus acérrimos fans pusieron el grito en el cielo.
      No así sus clientes, que siguieron comprando como si nada.

      Responder
  7. Yo creo que en el i3 se juntaron varios «experimentos» internos sobre el futuro de la industria.
    Me parece que aprovecharon al EV para hacer una prueba en condiciones reales de los problemas del carbono en el chasis, y ver si realmente es el material del futuro, pensando más bien en el resto de la gama.
    Pero claro, no puedes hacer esta prueba con otro modelo, que tienen tiradas mucho mayores, que si llega a haber un problema, arreglarlo te es imposible.
    Con la tirada del i3 está todo más contenido.
    Y en este momento, BMW, tiene una información sobre el carbono que no tiene nadie más.
    Es un coche que me gusta, lastima que sea tan caro, en parte por ser BMW…

    Responder

Deja un comentario