Volvo afirma que el Tesla Model 3 les motivó a incluir una batería más grande en el XC40 Recharge

Recientemente, Volvo presentó su primer coche eléctrico de producción: el XC40 Recharge. Este C-SUV derivado del XC40 térmico se asienta sobre la plataforma modular CMA, y utiliza el mismo tren motriz que el Polestar 2 (Polestar, la antigua división deportiva de Volvo, es a día de hoy una marca independiente todavía bajo el paraguas de la marca sueca, que a su vez pertenece al gigante chino Geely).

El modelo, que se diferencia de sus hermanos térmicos por aspectos como una parrilla cegada, un sistema de infoentretenimiento basado en Android (Google) y una estructura de seguridad reforzada, contará en su variante tope de gama (Recharge P8 AWD) con dos motores eléctricos (tracción total) que le darán una potencia combinada de 408 cv (300 kW) y un par de 660 Nm. Gracias a ello podrá hacer el 0 a 100 km/h en unos 4,9 segundos, con una velocidad punta de 180 km/h.

Su batería de 78 kWh le permitirá superar los 400 km WLTP de autonomía, si bien todavía no se ha dado la cifra definitiva. Además, podrá cargarse al 80% en apenas 40 minutos gracias a su sistema de carga rápida en corriente continua a 150 kW (CCS Combo 2). El cargador interno por su parte le permitirá alcanzar una potencia de 11 kW en alterna.

El vehículo cuenta con algunas soluciones que recuerdan a las de Tesla: más allá de su configuración mecánica, con unas baterías planas en los bajos y sendos motores eléctricos (uno en cada eje), nos encontramos con un «frunk» (maletero delantero) de 31 litros, el cual nos permitirá guardar de forma cómoda los cables de carga.

Sin embargo, parece que estos no han sido los únicos puntos en los que Volvo ha tomado como referencia a Tesla: de acuerdo con el director de tecnología de la marca sueca, Henrik Green, inicialmente el XC40 Recharge había sido diseñado para albergar unas baterías de menos de 70 kWh de capacidad. Sin embargo, esto cambió tras el lanzamiento del Tesla Model 3 Long Range.

«Aumentamos el tamaño de la batería. Pensamos que teníamos un buen equilibrio entre coste y tamaño antes, pero cuando vimos eso, dijimos: ‘Quizás tengan razón'». Volvo tenía que responder a la apuesta de Tesla, y por ello decidió añadir más módulos a la batería hasta alcanzar los 78 kWh finales. «Sube un poco el precio, pero añade autonomía, por lo que estaríamos en el mismo área [que el Model 3]».

Green ha confesado que inicialmente no estaba seguro de que la inclusión del pack de 78 kWh fuera una buena decisión, si bien ahora afirma que fue el camino correcto a seguir. «No tenía tanta confianza cuando tomamos esta decisión hace tres años. […] ahora creo que está en la posición perfecta«.

Fuente | Automotive News

Relacionadas | El Polestar 2 comienza su producción y ultima su llegada a Europa

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame