El Tribunal Supremo avala la exclusión de los coches a gas del Plan MOVES

La Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha desestimado el recurso de la Asociación Española de Gas Licuado contra el Real Decreto 72/2019 (15 de febrero) que regula el Plan MOVES, el cual excluye de las ayudas a los turismos, autobuses, autocares, furgonetas y camiones ligeros que funcionen con gas, manteniendo sin embargo las subvenciones a los vehículos pesados por considerar que las alternativas cero emisiones no están lo suficientemente desarrolladas.

La Sala ha destacado que los vehículos de gas ya cuentan con un trato fiscal favorable que supera las ayudas que se pudieran otorgar. La conclusión del Supremo es que actualmente existe una equiparación de precios entre los vehículos con motores térmicos convencionales y los que emplean gas, por lo que se deben priorizar las tecnologías que más contribuyen a mejorar la sostenibilidad del sector del transporte y con más dificultades para su comercialización.

Sin embargo, se reconoce el papel en la transición hacia un parque automovilístico cero emisiones de los vehículos excluidos, destacándose las ventajas fiscales del GLP (gas licuado de petróleo) respecto a otros combustibles y las reformas normativas aprobadas con el objetivo de facilitar su uso en el sector automotriz.

En la sentencia se explica que el GLP es un combustible fósil obtenido en un 60% de yacimientos de gas natural y en un 40% del destilado de petróleo. Al ser un excedente de las refinerías, durante unos años se incentivó su uso en automoción con el objetivo de diversificar los combustibles empleados en los vehículos mediante unas reformas y ventajas fiscales que a día de hoy todavía se mantienen.

Aunque los motores capaces de funcionar con GLP tienen un consumo superior a los gasolina y diésel equivalentes, su fiscalidad favorable hace que el coste del combustible sea muy competitivo. Los notables ahorros (entre un 15% y un 25% por kilómetro respecto a un gasolina) compensan el desembolso extra que supone transformar un coche a GLP o comprar un vehículo capaz de funcionar con él.

Por otro lado, se afirma que el hecho de que con anterioridad este tipo de vehículos se incluyeran en los planes de ayudas no es motivo para seguir haciéndolo, como argumenta la Asociación en su recurso. En definitiva, se concluye que el Plan MOVES tiene el fin de frenar el cambio climático, mientras que el GLP no es una tecnología que contribuya significativamente a ello.

Relacionadas | Ayudas a la compra de coches eléctricos en España: todas las claves de los planes RENOVE y MOVES 2020

Compártelo: