Después de posicionarse contra el coche eléctrico, el presidente de Bosch dejará su puesto

Desde hace algún tiempo, el presidente del gigante alemán Bosch, Volkmar Denner, se ha embarcado en una extraña misión donde criticaba la apuesta por el coche eléctrico y donde pedía la neutralidad de las administraciones europeas para no perjudicar sus grandes inversiones con los motores de combustión. Una posición que parece ser uno de los motivos por los cuales el Sr Denner dejará de ser el máximo responsable del grupo germano.

Como recordamos, la posición oficial de Bosch se ha situado en clara confrontación con la nueva tecnología alegando que la UE había fallado dando un trato preferencial a los coches eléctricos frente a los modelos de combustión, alegando además que esto incluso supondría aumentar las emisiones contaminantes.

Para el directivo alemán, los coches eléctricos se consideran vehículos de cero emisiones, mientras que la combinación de electricidad en lugares como Alemania no es neutra en emisiones, y además las baterías normalmente se producen en Asia, donde todavía hay una alta proporción de energía de carbón. Para el Sr Denner: «Este es un caso de doble rasero en detrimento del motor de combustión interna y en detrimento del medioambiente«.

Estas declaraciones han provocado un gran revuelo en Alemania, y se han producido además en un momento donde el coche eléctrico está despegando, al mismo tiempo que las ventas de coches con motor de combustión están cayendo con fuerza en todo el mundo. Algo que supone una amenaza a grandes grupos como Bosch que a pesar de su apuesta por diversificar su negocio, su posición en la nueva generación está amenazada por la entrada de grandes tecnológicas como Huawei en su terreno.

No hace falta mencionar los diferentes estudios que han demostrado que los coches eléctricos tienen una menor huella de carbono durante su vida útil que los coches con motor de combustión, incluyendo su producción. Pero a pesar de esto, no faltan aquellos informes que buscan encontrar una conclusión diferente indicando que el impacto de la producción de la batería es mayor que la conducción de un diésel o gasolina. Unos informes negativos tras los cuales se han situado compañías damnificadas por la expansión de los eléctricos, como Honda, Aston Martin, McLaren…y sorpresa, también Bosch.

Varios de estos estudios se publicaron en los últimos dos años, pero a menudo se encontró que sobrestimaban la fabricación de la batería, subestimaban la vida útil de la batería, suponían una combinación de electricidad sin cambios durante la vida útil del vehículo eléctrico, usaban pruebas poco realistas para el uso de energía o excluían las emisiones de la producción de combustible. Todo para lograr el resultado deseado que permitiese sustentar los argumentos críticos con los eléctricos.

Unos informes que se suelen acompañas por declaraciones de grandes nombres de la industria, además de Bosch también la alemana Schaeffler, que abanderaban el peligro de este nuevo tipo de movilidad y la lucha por la reducción de emisiones para los puestos de trabajo. Factores también desmentidos en varios estudios.

Algo que en el caso de Bosch parece que le ha costado el puesto a su presidente que según Reuters abandonará su posición después de 10 años al mando.

Relacionadas | Opinión: El caso Ford podría sacudir todo el mercado del coche eléctrico. Despido del presidente y contratación de uno más abierto a la electrificación

Compártelo: