China destroza todos los récords y uno de cada tres coches que se venden ya es eléctrico

China ha visto en la electrificación una solución a un enorme reto energético que amenazaba su crecimiento por los problemas de suministro y precio del petróleo. Es por eso que hace unos años se lanzó a un ambicioso programa para incentivar la producción y ventas de coches eléctricos. Unos programas decididos que están dando un mejor resultado de lo esperado.

El pasado mes de mayo ha sido de récord, ya que se han matriculado nada menos que 403.000 coches eléctricos e híbridos enchufables. Algo que supone un crecimiento del 109% respecto al pasado año y que se produce en un momento de hundimiento de las ventas de coches en general que se anotan un descenso del 12.6% respecto al mismo periodo del pasado año.

Esto supone que el 33% de los coches que se han matriculado el pasado mes de mayo en China han sido eléctricos puros e híbridos enchufables.

Si echamos un vistazo por tecnología, vemos que los eléctricos puros (BEV) han ocupado un 23% de las ventas en solitario, mientras que los híbridos enchufables han sido el 10%. Una cifra que no es además un evento puntual del mes, ya que en los cinco primeros meses del año la cuota de eléctricos puros ha sido del 20%, mientras que los enchufables han sido el 5%. En total, entre ambos se anotan el 25% de las ventas del gigante asiático.

Esto permite también que el mercado chino logre otro hito, y es que por si sólo ha acumulado el 50% de las ventas mundiales de coches eléctricos. Todo un reflejo del éxito de las políticas del gobierno, pero también del buen hacer de las marcas locales que están desplazando a las occidentales de las listas de ventas en este sector.

Y es que si echamos un vistazo a los 20 primeros clasificados por modelo, vemos que solo hay dos modelos foráneos. El Tesla Model Y, en la posición número 16, y el Volkswagen ID.4, en el puesto 18º. Una Tesla que parece la única que puede hacer sombra a los chinos y que en mayo sufre los efectos de la concentración de entregas al final de trimestre, ya que en el acumulado del año el Model Y está en la cuarta posición, mientras que el Model 3 se coloca en la 12ª posición del acumulado enero-mayo.

Por modelos, el Wuling HongHuan Mini sigue siendo el rey, con 34.037 unidades entregadas en mayo, pero con BYD muy cerca. Una BYD que está siendo la gran beneficiada del cambio de paradigma del mercado chino, logrando los de Shenzhen colocar hasta seis modelos en el Top 20, y hasta cuatro en el Top 10.

Combinando todos sus modelos, BYD ha logrado hacerse con el 27.9% del total de ventas de coches eléctricos, algo que le ha permitido con sus 114.000 entregas en mayo, incluso colocarse en la tercera posición de ventas globales incluyendo todas las tecnologías.

Una tendencia que parece no hará más que acelerarse según se recupera la cadena de producción por los parones provocados por el cierre del Covid-19 en China, lo que supondrá que el segundo semestre será incluso más intenso en cuanto a ventas de coches eléctricos en China.

Algo que pavimenta el camino para que en 2022 la cuota pueda rondar ya el 40% de ventas entre eléctricos puros e híbridos enchufables, y el 50% en 2023.

Mientras tanto en Europa

Por otro lado podemos ver como la tibia posición de los gobiernos de Europa está provocando que las ventas sean mucho más débiles que en China.

Y es que a pesar de los llamamientos a la reducción del consumo de petróleo, la realidad es que las medidas de muchos gobiernos siguen siendo poco ambiciosas, e incluso en algunos mercados como el de España, contraproducentes para las ventas gracias a unos sistemas altamente burocratizados y diseñados desde el desconocimiento, o desde la intención de alarga la vida al motor de combustión interna.

El resultado es una grave pérdida de competitividad para le industria europea que de momento ya se ha visto expulsada de China, y que ahora corre el riesgo de ser también desplazada del mercado europeo por la llegada de los cada vez más competitivos coches eléctricos del gigante asiático.

En Europa mientras que el mercado del automóvil se hunde, con un mayo que se ha anotado una caída del 13%, y un acumulado del año que llega a un menos 34%, el mercado europeo del coche eléctrico también comenzó a verse afectado.

En mayo las ventas crecieron en el conjunto de la UE apenas un 3%, con aproximadamente 183,000 vehículos eléctricos e híbridos enchufables registrados en mayo. Un descenso donde la caída de los híbridos ha tenido mucho que ver al reducir sus matriculaciones un 12% respecto al pasado año. Algo que supone el tercer mes seguido de caída de esta tecnología que parece estar viviendo el comienzo de su declive. Al mismo tiempo, los eléctricos puros (BEV) crecieron un 20% en mayo respecto al pasado año.

La cuota de ventas ha sido del 19%, pero con unos eléctricos puros que han sido solo el 11%. Algo que dibuja un panorama algo complicado para los próximos meses donde la caída de los híbridos enchufables puede lastrar unas ventas que no terminan de despegar en Europa, que como vemos se está quedando muy atrás respecto a una China que ha metido la directa.

Algo que puede tener que ver con la lenta expansión de las redes de recarga, muy lastradas por la burocracia, pero también con la política de las marcas de centrar la oferta en segmentos medios y altos, dejando de lado los más populares. Una forma de salvar el corto plazo vendiendo los modelos con mayor margen de beneficio posible por la falta de componentes. Algo que los chinos no están haciendo, con una oferta mucho más variada.

Vía | Cleantechnica

Compártelo: