Tesla bajará los precios cuando lo haga la inflación

Palabra de Elon Musk. El fabricante basado en Texas (EEUU) ha aumentado los precios desde principios de 2021 entre un 20% y un 30% de media, debido a la presión inflacionaria de materias primas y componentes. La causas son por todos conocidas: el rearranque económico tras lo peor de la pandemia de COVID, que no se invirtió lo suficiente en ciertas industrias, la guerra en Ucrania…

No solo Tesla, prácticamente todos los fabricantes se han visto obligados a aumentar los precios de sus automóviles. En el caso concreto de Tesla, los precios han subido por encima de la inflación. En otras palabras, por encima de sus costes, ya que al tener una lista de espera que supera el año en ciertos modelos, tratan de predecir el precio que costará el coche cuando se le cobre al cliente, para no pillarse los dedos.

El quid de la cuestión es si esas predicciones son correctas. Si se quedan largos, sus márgenes engordan (que es lo que ha pasado), y si se quedan cortos, lo contrario, pierden pasta. La idea de Tesla no es hincharse a ganar dinero a expensas de sus clientes, al parecer, es hacer que los coches eléctricos sean asequibles a la mayoría de personas posible:

Elon Musk puso un tuit acerca de SpaceX, pero fue interpelado por Jaehwan Cho (tiene 47.100 seguidores y cuenta verificada) acerca de cuándo se reducirían los precios «tras la pandemia o los problemas de cadena de suministro». La respuesta de magnate fue muy simple: «Si la inflación se alivia, podemos reducir el precio de los coches».

El cuándo podría ocurrir tal cosa nadie lo sabe. Ni siquiera si se firma la paz mañana entre Kyiv y Moscú el problema se solucionará rápidamente. Las cosas a nivel industrial no arrancan siempre a nivel industrial. Pero es un mensaje esperanzador para el que piense comprarse un Tesla a medio plazo, podrá hacerlo a un precio más bajo que en la actualidad, si sabe y puede esperar.

Por otra parte, no solo tiene que bajar la inflación. Si Tesla consigue que las gigafábricas de Austin y Berlín se pongan a toda máquina, sus costes bajarán considerablemente, por lo que tendrá otra ventana de oportunidad para aliviar las elevadas tarifas. Mientras eso no pase, lo más probable es que comprar ahora sea más barato que hacerlo mañana (a corto plazo).

Compártelo: