Tesla, demandada en Alemania por una asociación de consumidores por protección de datos y emisiones de CO2

En la historia de Tesla no son pocos los frentes judiciales que han sido abiertos por cuestiones laborales, clientes descontentos, cuestiones regulatorias… nada que no le pase a un fabricante de cierta importancia. A la lista hay que añadir una demanda que habrá que ver qué recorrido tiene. La Federación Alemana de Organizaciones de Consumidores (vzbv) ha demandado a Tesla en el Tribunal Regional de Berlín por dos motivos.

Por un lado, reprochan al fabricante que no se avise a los clientes de las posibles incompatibilidades de la normativa de protección de datos europea -que cada Estado traspone a su legislación- con el Modo Centinela. Los Tesla pueden grabar los alrededores con cámaras de vídeo, lo cual puede chocar con los derechos de los viandantes, que podrían denunciar al propietario del vehículo.

En otras palabras, la vzbv considera que Tesla no estaría cumpliendo con la legislación en materia de protección de datos, ni lo estarían haciendo los clientes por no ser avisados por el fabricante. Según Marion Jungbluth, directora del equipo de Movilidad y Viajes de vzbv, «La evaluación de impacto de la protección de datos debe examinarse seriamente. En Alemania, se debe fortalecer la cooperación entre la Autoridad Federal de Transporte Motorizado (KBA) y el Comisionado Federal de Protección de Datos».

Tesla Model 3 en Modo Centinela (Sentry Mode)

Al menos en el caso de la legislación española, no está prohibido expresamente instalar cámaras de vigilancia en un coche (o que las tenga de fábrica), el quid de la cuestión es el uso que se pueden hacer de esas grabaciones. En el momento en el que haya difusión pública sin el consentimiento de los implicados, se puede tener un problema muy gordo. Por otro lado, la grabación no puede ser 24/7, se consideraría videovigilancia pública, y eso ya es claramente ilegal. Sí se puede grabar ante eventos concretos, como un golpe al coche o instantes previos a un accidente.

El segundo motivo de la demanda suena rocambolesco, que Tesla estaría engañando a los clientes con los potenciales ahorros en materia de emisiones de CO2. Ningún Tesla ha salido de fábrica con un motor que produzca emisiones locales, ni uno. Ahora bien, aunque los Tesla emiten 0 g/km de CO2, el fabricante está ganando dinero por el pooling de emisiones respecto a otros fabricantes. Vamos a explicar esto adecuadamente.

Los fabricantes en Europa tienen que tener unas emisiones de 95 g/km de CO2 como mucho desde 2021, cada uno con el objetivo ajustado a la masa media de los vehículos que venden. Los que se pasan, deben pagar sanciones, 95 euros por gramo excedido y multiplicado por sus ventas, puede ser muchísimo dinero. La solución, cuando uno se va a pasar o cree que se va a pasar, es hacer pooling, que varios fabricantes declaren emisiones conjuntamente y unos compensen a otros.

En 2020, Tesla ganó 1.600 millones de dólares por ayudar a Stellantis a reducir sus emisiones mediante pooling. Para la vzbv, Tesla gana dinero compensando las emisiones de otros, lo cual puede ser engañoso para sus propios clientes, que creen comprar coches sin emisiones de carbono. Además, consideran engañoso el eslogan de que «Tesla representa una misión: acelerar la transición hacia la movilidad sostenible».

La asociación de consumidores alemana dice que avisó a Tesla en diciembre por las buenas, y como la empresa ha debido pasar del tema o no satisfacer sus demandas, esta vez van por las malas. Ahora queda en manos de jueces, fiscales y abogados ver si Tesla ha hecho algo malo o no.

Fuente | vzbv acusa a los fabricantes de automóviles de declaraciones ambientales engañosas y falta de información sobre cómo funciona el modo centinela (en alemán)

Compártelo: