¿El final de las frenadas fantasma en los Tesla? Primeras impresiones de la actualización 2022.24.6

En los últimos días los propietarios de un Tesla están recibiendo una nueva actualización de su sistema. Pero no es una más. La versión 2022.24.6 llega con una novedad muy importante como es el final del uso del radar para el Autopilot que pasa a depender de las cámaras y su sistema Tesla Vision. ¿Qué tal irán las primeras pruebas?

Sin duda los cambios son sustanciales, aunque con margen de mejora que supone que esta arriesgada apuesta de Tesla por la eliminación del radar no sólo parece acertada desde el punto de vista económico, menos componentes en cada coches, sino también en la funcionalidad.

Durante su presentación, desde Tesla se indicó que este era un paso muy importante de cara al futuro y al diseño de las capacidades de un coche verdaderamente autónomo al prescindir de un elemento como el radar que según el fabricante tiene limitaciones como el alcance de su onda, que llega a los 160 metros, mientras que el sistema de procesamiento por cámara alcanza los 250 metros.

La marca norteamericana optará por un sistema de 12 sensores ultrasónicos y la visión de 360º por cámaras, que indican ofrecerá un mejor rendimiento, y que ha comenzado su aplicación en el Model 3 y Model Y en Europa a lo largo del segundo trimestre después de unos meses funcionando sin problemas en Estados Unidos y Canadá.

Tesla Vision en Europa: primeras impresiones

Los primeros clientes que han instalado la actualización han podido comprobar de primera mano las mejoras que supone el cambio de sistema. Principalmente en lo relacionado con las molestas y peligrosas frenadas fantasma que eran bastante habituales hasta ahora.

Pero los primeros test indican que estas han prácticamente desaparecido. En trayectos de hasta 300 kilómetros, los conductores han podido ver que estas han dando paso a una conducción mucho más cómoda sin esos molestos tirones cada cierto tiempo.

No ha sido la única mejora. También ha evolucionado el sistema Autopilot en cuestiones como el comportamiento durante la conducción en un atasco o tráfico denso, siendo esta mucho más humana y con menos tirones.

Aquellos que tienen el pack de Piloto Automático mejorado, o el de Capacidad de conducción autónoma total, también han visto como el proceso de adelantamiento automático ha mejorado de forma más que importante. Ahora es un proceso mucho más suave y rápido. Una operación que ha evolucionado hacia la forma en la que la completa un humano. Eso si, una operación que en Europa no es automática y que debemos habilitar manualmente con el intermitente cada vez.

Entre los puntos negativos se destaca que para poder hacer uso de esta funcionalidad, el sistema requiere que tengamos las luces largas automáticas conectadas. Algo que parece un detalle sin importancia, pero que no lo es ya que el funcionamiento, principalmente en los modelos de primera generación del Model 3 o Model Y, es bastante mala. El coche no es capaz de detectar a tiempo al resto de vehículos y hace los cambios tarde, o confunde las señales con otros vehículos, lo que hace que muchos clientes opten por desconectarlo por comodidad.

También tiene limitaciones como en los cambios de rasante pronunciados, donde ahora realiza una pequeña reducción de velocidad que antes raramente hacía. Un miedo que también le entra en las curvas algo cerradas, donde incluso antes de salir el aviso de limitación del autogiro, reduce velocidad.

Aspectos que posiblemente vayan mejorando con sucesivas actualizaciones y que deberían dar como resultado que incluso los Model 3 o Model Y con dos o tres años vean como mejora su rendimiento general, sin tener que acudir al servicio técnico, y de forma gratuita.

Compártelo: