Tesla da un nuevo paso adelante para que Autopilot use sólo cámaras eliminando los sensores de ultrasonidos

Elon Musk ya confirmó para sorpresa de todos que Tesla estaba trabajando en eliminar el radar y los sensores de ultrasonidos de sus vehículos, o dejar de usarlos en los ya fabricados, para optar por un Tesla Vision que usará solo cámaras e inteligencia artificial. Un plan que hace unos mese comenzaba con la eliminación del radar, y que hace unos días ha continuado con la desconexión de los sensores de ultrasonidos.

Estos sensores de ultrasonidos, que básicamente emiten y escuchan frecuencias imperceptibles para nuestro oído humano, estaban ahí para detectar lo que sucede.

Pero el pasado año un suceso puso sobre la mesa sus limitaciones y convenció a Elon Musk de que había que terminar con ellos lo antes posible. Esto fue un accidente de un Tesla que llevaba activado el Autopilot, que no evitó un choque donde falleció el conductor. Un impacto donde el vehículo fue incapaz de detectar un camión blanco parado en medio de la carretera en un día claro y sin ningún obstáculo que molestase la visión.

Adiós al radar, y ahora a los ultrasonidos

Esta nueva política significó que la unidad de radar se eliminó en los nuevos modelos o se desactivó en los ya fabricados que recibieron una actualización. Pero todavía se continuaron instalando los doce sensores ultrasónicos de corta distancia. Algo que iba en contra del enfoque de «Tesla Visión» pero que ahora se ha completado también.

Como es habitual, los cambios han empezado en Estados Unidos. Pero desde principios de octubre Europa ha comenzado a recibir la actualización que elimina los ultrasonidos en el Model 3 y Model Y. Un movimiento que en los próximos meses extenderá al resto del mundo y en 2023, también se aplicará a los los Model S y Model X.

Según informaciones anteriores, el sensor de ultrasonidos sería reemplazada por la red basada en el sistema Vision. Un concepto de redes que supone que para cada punto 3D en el la zona de visión, las imágenes de la cámara se utilizan para calcular y predecir si el espacio está ocupado. Algo que debería dar como resultado una mejora en el rendimiento general, principalmente en cuanto a las frenadas fantasma.

Queda por ver como afecta esto al rendimiento de funciones como el aparcamiento automático o el convocado. También veremos como reaccionan las autoridades de competencia europeas, que podrían meter mano a una política de modificar las características del producto sin permiso de su propietario. Algo que ya hemos visto en casos tan polémicos como los de Apple con su iPhone 6, que le ha valido recibir múltiples demandas.

Compártelo: