¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Este coche eléctrico y solar ha recorrido 1.000 kilómetros con una sola carga

Cada vez está más cerca el sueño de un coche eléctrico que pueda recuperar buena parte de su autonomía gracias al sol. Ya tenemos al Lightyear, y en breve si logran recuperarse económicamente, al Sono Sion. Pero un grupo de estudiantes australianos han demostrado que la tecnología está lista para comenzar su despliegue comercial recorriendo 1.000 kilómetros con una pequeña batería de apenas 38 kWh.

Este nuevo récord lo ha logrado un grupo de estudiantes de ingeniería de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia, que han aprovechado su experiencia en el diseño de coches solares para desarrollar un nuevo modelo capaz de alcanzar un elevado nivel de eficiencia y de producción solar.

El Sunswift 7 ha realizado un recorrido récord en la pista de pruebas del Centro Australiano de Investigación Automotriz, en un test que se ha realizado a una velocidad media de 84,17 km/h, y que ha necesitado 11 horas, 53 minutos y 32 segundos para completar los 1.000 kilómetros.

Entre sus características además de un diseño extremadamente aerodinámico, encontramos otros elementos como un chasis monocasco y una carrocería de fibra de carbono, un sistema de dos motores en rueda, instalados en las ruedas traseras y que le impulsan hasta una velocidad máxima de 140 km/h, una batería de 38 kWh, y sobre todo, una instalación fotovoltaica de 4,6 metros cuadrados, que se integra en su cuerpo y que ha aportado un total de 2.5 kWh durante la prueba.

Una instalación que durante la marcha alimenta los motores y la batería, y cuando está aparcado, se encarga en enviar esa energía a la batería.

En total han sido cinco los miembros de equipo que se han turnado para conducir el coche durante las casi 12 horas que ha durado la prueba, incluyendo al mito de la natación y cinco veces medalla de oro en las Olimpiadas, Ian Thorpe. Un Thorpe que como recordamos, mide 1.96 metros de alto, lo que nos indica que el coche no está pensado solamente para los más pequeños.

Un modelo que no está diseñado para circular por la carretera, ya que no cuenta con los elementos obligatorios, pero que quiere servir de ejemplo y base tecnológica para el desarrollo de sistemas para los futuros coches eléctricos.

El logro que pone sobre la mesa además la evolución de la tecnología, ya que la quinta generación, el Sunswift 5 lanzado en 2014, logró una marca de 500 kilómetros en el mismo lugar. Algo que nos indica que en 8 años se ha duplicado la distancia.

Según sus diseñadores, el coche fue desarrollado para la «máxima eficiencia» en todo, desde sus neumáticos y cojinetes cerámicos de las ruedas, hasta una carrocería aerodinámica de cinco metros de largo con un coeficiente de resistencia de solo 0,09 Cx, que se puede comparar con el Mercedes-Benz EQS de producción, que logra 0,20 Cx.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame