¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Los coches eléctricos consiguen ya la paridad de precios con los térmicos… siempre que se recarguen con energía solar

Todos los fabricantes de coches eléctricos pelean por lograr la tan ansiada paridad de costes entre estos y sus equivalentes de combustión. Se está consiguiendo, sí, pero todavía quedan unos años para lograr ver similitudes en la ‘etiqueta’ con los precios en este tipo de vehículos con los que montan un motor térmico.

Renault, por ejemplo, no lo ve posible hasta dentro de 5 años. Ahora bien, si tomamos los costes de propiedad al cabo de un tiempo, este objetivo de paridad de precios es más sencillo de conseguir. Todo dependerá del uso que le demos al vehículo, de cómo lo carguemos, de los kilómetros que hagamos al año…

Un estudio que nos llega desde Australia va encaminado precisamente a demostrar, tomando un mismo modelo como referencia, el MG ZS, que dicha paridad de costes es posible siempre que se cumpla una condición importante: que las recargas de la batería del coche eléctrico chino se produzcan con energía solar.

El MG ZS EV se vende en España con una batería de 50,3 kWh de capacidad, que se traduce en una autonomía WLTP de 320 kilómetros. En su versión ‘Long Range’, la batería es de 70 kWh y el alcance de hasta 440 km. El precio de partida en nuestro país de este SUV urbano eléctrico es de 29.150 euros, sin contar ayudas ni descuentos.

El MG ZS EV logra la práctica paridad de precios con el MG ZS de gasolina tras 11 años de uso. Fuente: CBA.

Los datos hablan: así consigue el MG ZS EV la paridad de precios

El autor de este estudio de los costes totales de propiedad de un vehículo eléctrico es el banco más grande de Australia, el Commonwealth Bank of Australia (CBA). Para ello, como decíamos ha tomado el MG ZS como referencia.

Los cálculos se tienen en cuenta durante los 11 primeros años de propiedad del vehículo, teniendo en cuenta el coste de compra, el precio de la electricidad y del combustible, el seguro obligatorio y los costes estimados de mantenimiento. Todo ello, tomando como referencia también una media de 15.000 kilómetros al año.

No es la primera vez que vemos estudios de este tipo: sin embargo, uno de los aspectos positivos del estudio es que han tomado como base un mismo vehículo y, obviamente, de la misma marca: el MG ZS Excite de gasolina y el MG ZS EV eléctrico, ambos presentes en las carreteras australianas.

Empecemos por el principio: el precio del MG ZS de gasolina es de 31.990 dólares australianos (19.684 euros al cambio), mientras que el MG ZS EV parte de los 41.990 dólares australianos (25.833 euros). El informe del CBA cuenta como coste inicial del eléctrico, no obstante, los 43.990 dólares, ya que asigna el 30% del coste de los paneles solares como cuota de consumo.

Partiendo de esa base, empiezan los cálculos: el MG ZS de gasolina tiene unos costes anuales de 2.018 dólares en lo que a repostaje de carburante se refiere, contando que el litro de gasolina tiene un coste de 1,90 dólares. El CBA hace tres cálculos diferenciados con el MG ZS EV:

  • Recargando con energía solar, y asumiendo un coste de 7 céntimos por kWh, su propietario estaría pagando apenas 191 dólares cada año para recargar la batería, un 90% menos que repostando gasolina.
  • Recargando en casa a través de la red principal, y asumiendo un coste de 33 céntimos/kWh, al año se estaría pagando 872 dólares, casi 5 veces más que utilizando energía solar, pero mucho menos de la mitad en comparación con la variante de combustión.
  • Recargando en la infraestructura pública de carga rápida, y asumiendo un coste de 47 céntimos/kWh, el coste de recargar la batería se iría a los 1.642 dólares al año. Un valor más aproximado a los precios de la gasolina y prácticamente el doble que la recarga doméstica.
Tabla comparativa de los costes de propiedad de MG ZS de gasolina y eléctrico tras 11 años. Fuente: CBA.

Es estudio del banco australiano también pone en valor los costes del seguro, los cuales son superiores en el caso del MG ZS EV, como así se refleja en la tabla comparativa de arriba. En cambio, los costes de mantenimiento se reducen casi a la mitad respecto a la versión de combustión. ¿Cuál es el resultado final?

La conclusión del estudio es que el MG ZS EV consigue la práctica paridad de costes con el MG ZS de gasolina al cabo de esos 11 años. Tras ese período, los costes totales de propiedad del MG ZS Excite ascienden a 69.231 dólares australianos, (42.618 euros) mientras que los del MG ZS EV, recargando con energía solar, llega a los 70.007 dólares (43.096 euros).

Cargando el MG ZS eléctrico a través de la red principal, el coste total tras 11 años asciende a 72.466 dólares (44.610 euros), un 7% más que las versiones anteriores. Si las recargas se han realizado a través de la infraestructura de carga rápida, entonces el coste total se aleja hasta los 77.463 dólares (47.686 euros), un 11% más.

¿Paridad ya de precios de coches eléctricos y térmicos? Las últimas rebajas de Tesla en Estados Unidos lo consiguen

En este punto, obviamente, hay que tener en cuenta a la hora de analizar los datos, ya que la gran mayoría de conductores de coches eléctricos, a lo largo de su vida útil, emplearía una combinación de los diferentes métodos de recarga. Y esto, contando, que pueda disponer de paneles solares en casa para ahorrar una cantidad considerable de dinero al realizar las recargas domésticas.

Fuente | TheDriven

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame