¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

No, Volvo no retirará del mercado todos los EX30 por un problema de software

Estos días estamos viendo de nuevo como un titular llamativo está distorsionando la realidad respecto a un coche eléctrico. Aunque habitualmente es Tesla la protagonista, ahora le ha tocado el turno a Volvo, que está viendo como una simple actualización de un pequeño bug se ha convertido en una llamada a revisión de todas las unidades fabricadas del EX30.

Volvo Cars anunció que las 71.956 unidades fabricadas del EX30 serán actualizadas debido a un error del software que puede hacer que el velocímetro del vehículo entre en modo de prueba al arrancar.

Este pequeño imprevisto será solucionado por el fabricante sueco mediante una actualización a distancia, por lo que los clientes no tendrán que acudir al concesionario si así lo prefieren, y no será necesario retirar ninguna unidad de la carretera.

Este es un momento importante para un modelo que ha tenido un gran inicio de vida. El EX30 es el eléctrico más asequible de Volvo. Una propuesta compacta que comenzó su producción a finales del año pasado y ha logrado resultados sobresalientes desde su lanzamiento.

Según Björn Annwall, Director comercial y Director general adjunto de Volvo Cars, el EX30 vendió 14.500 unidades en el primer trimestre, convirtiéndose rápidamente en «uno de los vehículos eléctricos puros más vendidos en Europa«. En mayo, las ventas superaron las 35.000 unidades.

Según los datos de la consultora DataForce, el EX30 es el tercer coche eléctrico más vendido en Europa, por detrás del Tesla Model Y y Model 3.

No es la primera vez que el software afecta al programa de coches eléctricos de Volvo. Hace unos meses, el EX90, el modelo más grande de la marca, también sufrió retrasos en su lanzamiento por problemas en el software. Originalmente su lanzamiento estaba previsto para finales de 2023, pero su producción comenzó oficialmente el pasado día 6 de este mes de junio.

A pesar de estos imprevistos, Volvo mantiene sus ambiciosos objetivos de convertirse en una marca 100% eléctrica para 2030, siendo actualmente el 25% de sus matriculaciones en todo el mundo.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame