Plan FREVUE, reparto de mercancías con furgonetas eléctricas
Renault-Kangoo-ze

Proyecto FREVUE, reparto de mercancías en los centros urbanos con furgonetas eléctricas

Renault-Kangoo-ze

Con un presupuesto de 926.000 euros por ciudad, y con urbes como Londres, Estocolmo, Milán, Lisboa, Oslo, Amsterdam, Rotterdam y Madrid, el proyecto FREVUE (vehículos eléctricos urbanos de mercancías en Europa) pretende que el reparto de mercancías en las zonas más sensibles de las ciudades deje atrás los motores diésel y abrace un modelo más sostenible.

Un ejemplo lo encontramos en Madrid, donde se ha preparado un centro de distribución situado en Legazpi a donde llegan los camiones tradicionales para depositar su carga, y donde toman el relevo furgonetas eléctricas que se encargan de realizar las entregas dentro de zonas de especial densidad de población y zonas peatonales, evitando una importante cantidad de emisiones y ruido en estos espacios.

 

Mercedes-Benz-Vito_E-Cell

De momento se trata de un proyecto piloto destinado a comprobar si es posible reducir e incluso eliminar los motores diésel del centro de las ciudades a la hora del reparto de mercancías, un proyecto que contará con una aplicación propia que indicará a los conductores tanto las rutas a seguir, como la disponibilidad de puntos de recarga, y una aplicación que además permitirá mejorar la situación de los puntos de descarga al mismo tiempo que generará informes sobre el rendimiento de los vehículos.

De momento son cuatro las empresas que están participando en el Proyecto FREVUE, el Grupo Leche Pascual, TNT, ITENE y Seur, unas empresas que recibirán sus furgonetas eléctricas destinadas a realizar lo que es conocido como «última milla» y que permitirá explorar soluciones al grave problema ambiental que sufre la capital y donde el transporte de mercancías tiene una parte de culpa.

Fuente | FREVUE

 

5 comentarios en “Proyecto FREVUE, reparto de mercancías en los centros urbanos con furgonetas eléctricas”

  1. Esto «YA» debería ser obligatorio «POR LEY» para todas las empresas de reparto que entran a poblaciones de mas de 100000 habitantes.

    No es de recibo que sigamos viendo grandes camiones para repartir pequeños paquetes en centros urbanos como Madrid, Barcelona, Valencia, etc., algunos con mas de 10 años y motores diesel humeantes y totalmente desfasados y descuidados.

    Cada ayuntamiento debería construir un centro de distribución al estilo de una gran estación de autobuses para que de ahí se distribuya al centro urbano en vehículos eléctricos.

    Evidentemente esa central debería estar dotada de postes de carga rápida para mientras se esta cargando la mercancía también se estén recargando las baterias.

    De esta forma se repartiría la mercancía sin contaminación aire/acústica y con vehículos con tamaños adecuados para cada mercancía.

    Incluso se podría disponer de vehículos en alquiLer para las pequeñas empresas que no dispongan de suficientes recursos para su compra, una especie de CAR SHARING del transporte.

    Responder
    • Hay algunos sectores que deberían ser por ley: Transportes urbanos de mercancías, taxis, etc.
      Por otro lado, también las motos habría que promocionarlas.

      Si entramos por estos vehículos, la implantación será mucho más fiable para el resto de usuarios.

      Por último, para que esto tenga impacto, habría que mejorar los puntos de recarga, aunque no sean rápidos, en:
      – Las paradas de taxi.
      – Los aparcamientos reservados a carga y descarga.
      Se podrían incluso aprovechar las farolas, como decían en un artículo hace poco. No requeriría de una gran inversión y los beneficios serían importantes.

      Saludos.

      Responder
  2. La foto que encabeza la noticia no es una Kangoo térmica…. no lleva la trampilla delantera para la carga y además se ve la tapa del deposito de combustible…

    ole con seur…. menuda foto de prensa….

    Responder

Deja un comentario