Taiwan quiere que todos los autobuses sean eléctricos en 2030, y en 2040 los coches

Taiwan quiere que todos los autobuses sean eléctricos en 2030, y prohibir las ventas de coches de combustión en 2040


El Primer Ministro de Taiwán,  William Lai, ha presentado un proyecto que pretende poner las bases para el final de los sistemas de transporte con motores de combustión en la isla. Una iniciativa que marca unos plazos tanto al transporte público, como también al privado y que busca reducir las cifras de contaminación.

De esa manera de aprobarse, este proyecto supondría que para el 2030 los 10.000 los autobuses del país deberían ser eléctricos. Algo similar a los vehículos oficiales y los usados por los organismos públicos, que también tendrán que ser eléctricos para esa fecha.

Barcelona y otras 11 grandes capitales firman un acuerdo para que a partir de 2025, todos los nuevos autobuses sean eléctricos

Por su parte las ventas de motocicletas con motor de combustión se prohibirán a partir de 2035, y las de coches en 2040. Una fecha similar a la marcada por otros mercados, como Francia, Reino Unido, y muy posiblemente también esté en el nuevo proyecto de China.

Esta apuesta supondrá una fuerte inversión económica. Según los datos del gobierno, un autobús eléctrico en la actualidad tiene un coste de entre 196.000 y 280.000 euros al cambio antes de ayudas. Unas ayudas que permiten rebajar el coste hasta unas cifras de entre 112.000 y 168.000 euros por unidad.

Este ambicioso proyecto además vendrá acompañado por otro que para 2025 pondrá final a la producción de energía mediante fuentes como la nuclear. Una apuesta que desde el gobierno taiwanés se ha indicado no supondrá problemas con la llegada masiva de coches eléctricos a sus carreteras.

Esto se debe al fuerte empuje de Taiwán por las energías renovables. El plan de reducción de emisiones supondrá una inversión de 56.000 millones de dólares para aumentar su cuota actual de producción de energía renovable a un 20% para 2025, multiplicándola hasta cinco veces su nivel actual.

De esa forma con el final de las ventas de vehículos con motor de combustión, y el aumento de las energías renovables, Taiwán no sólo logrará reducir las emisiones contaminantes sino que además podrá disfrutar de un mix eléctrico mucho más limpio y seguro. Un ingrediente muy importante para el éxito comercial y sobre todo publicitario del coche eléctrico.

Relacionadas

 

En Diariorenovables | 5 países que liderarán el sector renovable en 2017

Vía | Taiwannews

Compártelo:

8 comentarios en «Taiwan quiere que todos los autobuses sean eléctricos en 2030, y prohibir las ventas de coches de combustión en 2040»

  1. Y la importancia estratégica de ser independientes energéticamente qué?
    Leo muy poco sobre este asunto pero es lo más interesante para los gobiernos y estados, independizarse energéticamente de fluctuaciones y estabilidad de terceros países y potencias extranjeras con petróleo o gas.

    Responder
    • Esa independencia energética que, curiosamente, sería más rentable también para el país… Pero que no llenaría los bolsillos de nuestros mandatarios, amigos de puertas giratorias…

      Responder
  2. Mira que eliminar la nuclear. Pero que perroflautas.

    Todos sabemos, según Intereconomía, la COPE, ABC y demás basura «desinformativa», que, sin la nuclear, iríamos de cabeza de nuevo al neolítico.

    Seguro que ha sido cosa de infiltrados bolivarianos en el gobierno taiwanes sufragados por irán que no tiene petróleo y entonces…..

    …Oh wait, me pasé de nuevo con las pirulas. 😉

    Responder
  3. La nuclear en España es imviable por los terroristas islamicos y porque las medidas de seguridad hacen inviable construir nuevas. Pero no veo ese desarrollo renovable tan rapido, de biomasa, nadie habla y en el mundo rural es fundamental

    Responder
  4. Cuando yo era (más) joven miraba con desprecio los productos «Made in Taiwan». Ahora veo que quizás sería mejor vivir allí que aquí, en españistan…
    🙁
    Saludos.

    Responder
  5. Yo no veo mal cerrar, a medio-largo plazo, las nucleares cuando las renovables y los sistemas de almacenamiento de energía lo permitan.

    Ahora, que aún estemos con centrales de carbón, que son de largo el punto más negro de nuestro sistema eléctrico, y que hay regiones donde el 80-90% de la población la defiende es de traca.

    Responder

Deja un comentario