Un informe indica nuevos retrasos y problemas de acabados en la producción del Tesla Model 3

El canal norteamericano CNBC ha publicado un duro informe sobre la producción del Tesla Model 3. Un artículo que recoge las opiniones de antiguos empleados de Tesla que han dado información sobre las prácticas de la marca en aspectos como el ensamblado del vehículo y las baterías.

¿Cuánto cuesta tener un Tesla Model S? Resumen después de 2 años: financiación, seguro, mantenimientos…

Por un lado las críticas se centran en el proceso de ensamblado del vehículo y también en el control de calidad de dicho proceso. Según las fuentes, este proceso está siendo desarrollado por empleados sin experiencia en esta labor, lo que supone que muchas veces no sean capaces de detectar errores en el acabado de los coches, y que estos lleguen a sus clientes en malas condiciones.

Esto ha supuesto que varios clientes se hayan quejado de que sus unidades han contado desde elementos mal rematados en el interior, hasta otros que indican que no funciona la pantalla de forma correcta o que el Autopilot ha dejado de trabajar.

Pero sin duda la parte de este informe más preocupante es la relacionada con las baterías. Según la CNBC, Tesla continúa ensamblando los packs de forma manual, y donde también existen fallos de fabricación. Dos ex-ingenieros de Tesla han indicado que la distancia entre las celdas no llegan al mínimo requerido, lo que según ellos, podría suponer que se lleguen a cortocircuitar e incluso lleguen a incendiarse.

Una producción que se indica no parece haber llegado a un nivel suficientemente rápido como para atender la demanda existente, lo que tendrá como resultado nuevos retrasos en las entregas.

Respuesta de Tesla

Desde Tesla se ha querido responder rápidamente, y en un comunicado han indicado que la información es totalmente desacertada, y que los planes para la producción siguen siendo los mismos que los presentados a principios de año. Indican que parte de la producción se realiza a mano hasta que se logre acelerar la automatización del proceso, pero que esto no tiene impacto en la calidad o la seguridad del producto final.

Además añaden que nunca entregarían un coche con un problema de fabricación en la batería, y que esa información es totalmente contraria a la realidad donde hasta ahora no se han dado casos como los que se exponen en este informe. Y como ejemplo indican la experiencia lograda con la fabricación de las baterías del Model S y X, que hasta ahora han demostrado un nivel de calidad sin contestación.

Y para terminar indican también que la idea de que dos celdas se toquen y provoquen un cortocircuito es una demostración de la absoluta falta de conocimiento de la tecnología. Según Tesla, las celdas tienen el mismo voltaje, e incluso aunque lleguen a tocarse entre ellas, no habría ninguna consecuencia.

A pesar de esto, el informe de la CNBC ha tenido impacto en unas acciones de Tesla que han visto bajar su cotización un 4.78% en apenas un día.

Relacionadas

Fuente | CNBC

Compártelo: