Ni Subaru ni Mazda están preocupadas por su tardía apuesta por el coche eléctrico. ¿Por qué?

Ni Subaru ni Mazda están preocupadas por su tardía apuesta por el coche eléctrico. ¿Por qué?


A día de hoy, todos los grandes grupos automovilísticos apuestan por el coche eléctrico. Hay algunos que llevan años haciéndolo (principalmente, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y Tesla), mientras que otros se han unido más tarde (es el caso del grupo Volkswagen, PSA Peugeot-Citroën, Daimler, Ford…). Podríamos decir que a día de hoy existe cierto consenso en la industria respecto a que el coche eléctrico es el futuro de la automoción.

Advertisement Advertisement

Hasta el momento, los dos grupos más reticentes a abrazar el coche eléctrico a baterías han sido dos: FCA (FIAT-Chrysler) y Toyota. FCA (compuesta por las marcas FIAT, Chrysler, Dodge, Jeep, Lancia, Alfa Romeo, Maserati, etc) se ha mostrado reticente por la inversión masiva necesaria, así como por las pérdidas que ocasionan los coches eléctricos a día de hoy a los fabricantes de automóviles. Sin embargo, finalmente ha tenido que pasar por el aro para no quedarse descolgada.

El caso de Toyota (que incluye Lexus, Daihatsu y parte de Subaru, además de ser aliada estratégica de Mazda) es diferente. Hasta hace poco, el gigante japonés y otora mayor fabricante de coches del mundo (el año pasado fue superado por la Alianza y por Volkswagen) apostaba todo por los coches híbridos y por la pila de combustible de hidrógeno. Sin embargo, finalmente han decidido virar el rumbo hacia el coche eléctrico a baterías, mediante una ambiciosa apuesta global que se materializará a partir de 2020.

Sin embargo, parece que esta reticencia se mantiene de cierta forma en dos de las marcas más estrechamente ligadas a Toyota: Subaru y Mazda. La primera empresa es relativamente independiente de Toyota, si bien el gigante japonés posee ciertas acciones sobre ella. Mazda por su parte es una de las compañías aliadas con Toyota para desarrollar una plataforma eléctrica común.

Subaru es una marca muy minoritaria en Europa, sin embargo, en Estados Unidos goza de bastante popularidad. Allí, tiene una imagen de compañía «verde», pues sus coches, famosos por sus sistemas de tracción integral, son muy utilizados por personas amantes de los deportes de montaña y la acampada.

De acuerdo con algunos representantes de la marca japonesa, prefieren que otras marcas lleven a cabo las primeras fases de implantación del coche eléctrico, para introducirse más tarde ellos cuando el ambiente sea menos hostil. El primer coche electrificado de la marca será una versión híbrida enchufable (PHEV) de su modelo Crosstrek (Subaru XV en Europa, es la versión crossover del compacto Impreza), que utilizará la tecnología del Toyota Prius Prime. Su primer coche 100% eléctrico debería llegar en 2021.

El caso de Mazda es similar. A día de hoy, el volumen de ventas de coches eléctricos fuera de China (mercado poco importante para Mazda) es bajo, por lo que la empresa, que no puede competir en igualdad de condiciones contra los grandes grupos automovilísticos, prefiere tomarse las cosas con calma e introducirse cuando los riesgos sean menores. Su primer coche eléctrico será lanzado en 2019/2020, y podría contar con un extensor de autonomía basado en un motor rotativo.

Fuente | The Detroit News


puntos de carga
Compártelo:

12 comentarios en “Ni Subaru ni Mazda están preocupadas por su tardía apuesta por el coche eléctrico. ¿Por qué?”

  1. Ni Subaru ni Mazda están preocupadas por su tardía apuesta por el coche eléctrico. ¿Por qué?
    Porque les importa un güevo de piojo la contaminación que sus productos generan. Y a los demás fabricantes,también. Excepto Tesla,Sono,Unity,Irizar y los que haya por ahí intentando cambiar el mundo. Es asíp.

    Responder
  2. Subaru y Mazda son marcas que conservan sus ventas en un nicho del mercado, no están preocupadas por la transición al coche eléctrico porque su perfil de cliente fiel de momento no los demandan.

    Mazda concretamente tiene una relación tan estrecha con Toyota porque es prácticamente su antónimo, Toyota es una marca que se relaciona mucho con la eficiencia y la fiabilidad, y por tanto también con aburrimiento. Mazda por el contrario es una marca muy pasional, su filosofía está estrechamente relacionada con «hombre y máquina», y hasta que no haya un cambio en la demanda de estas sensaciones, los motores de combustión y los cambios manuales son parte de lo que hace a Mazda ser Mazda.

    Responder
    • Pues entonces a Mazda le van a dar pronto por saco … porque las «sensaciones» que te debe de dar un eléctrico con todo el par motor desde 0km/h seguro que no son comparables a ningún térmico equivalente …

      Responder
      • Ni Mazda ni Subaru tienen problemas en ese aspecto, al ser marcas con un componentes tecnologico muy fuerte, el desarrollar un VE es cuestion de pocos meses.
        Recordemos que el VE no necesita tantas piezas como un ICE, así que en ese aspecto tanto Mazda como Subaru no van retrasados respecto a las demás. Para colmo tienen ayudas de otras marcas afines, para llegado el caso responder con tecnologias compartidas.

        En ese aspecto la verdad es que no tienen ningun problema, solo son compañias cuya meta es vender vehiculos y ganar dinero, a dia de hoy cumplen para con sus accionistas y el dia de mañana no van a tener ningun problema tecnologico para cambiar al VE.

        Responder
        • Fabricar coches eléctricos no tiene ningún problema tecnológico, es algo que ya se sabía hacer hace 100 años, solo necesitas un chasis, y comprar baterías, un motor y un equipo de gestión electrónico. El problema no es fabricar un coche eléctrico, el problema es fabricar un coche eléctrico A PRECIO COMPETITIVO.
          Esa es la clave de todo. TESLA ha optado por internalizar la fabricación del máximo de componentes (motores, baterías y equipos de gestión incluidos) para así apurar los márgenes de beneficios, además de una apuesta decicida por la automatización que, especialmente con el MODEL Y permitirá unos enormes ahorros de fabricación.
          VW por su lado ha optado por intentar reducir costes exprimiendo a los suministradores y aprovechando sus enormes volúmenes de ventas para obtener un gran factor de escala.
          Nissan por su parte ha optado por ofrecer vehículos con prestaciones modestas para reducir los costes (por ejemplo la refrigeración de las baterías por aire).
          Cuando otros quieran entrar en la carrera no podrán competir en precios con los que ya tengan ese problema solucionado y tendrán un ENORME problema.

          Responder
  3. Como el gobierno de Japón impusiera los mismos porcentajes y plazos que China en la implantación del coche eléctrico ya veríamos si empezaban a ponerse las pilas, pero como Japón todavia está con la fantasia del hidrogeno pues a seguir mareando la perdiz.

    Responder
  4. Esperemos que después estas empresas no tengan que lamentar perdidas por no haberse sumado a tiempo al carro de la movilidad eléctrica

    Responder
  5. Que buenas marcas ambas son, junto con Toyota son de las de mayor prestigio por automóviles confiables y bien hechos. En caso de Mazda ( Mi marca favorita la cual poseo y sigo por años ), ademas un departamento de diseño de lo mejor del mercado, ni hablar de su elevada ingeniería. Ojala entienda que si hace un buen pan hoy, nadie garantiza que los Kuchen de manzana en un futuro serán buenos a la primera.

    Responder
  6. Qué manía con intentar desprestigiar marcas que llevan haciendo la cosas bién durante años y hacer creer a la gente que no apuestan por el eléctrico. Y meter a Toyota en ese saco es ya de traca. La gente confía en la experiencia de una marca como fabricante de coches no como fabricante de coches eléctricos.

    Los hay que prefieren subirse al carro ahora, con productos que son muy caros y tienen muchas carencias para el precio que hay que pagar por ellos a pesar de que la marca llegue incluso a perder dinero con cada uno que vende. Otros prefieren ir poco a poco hibridando su gama y sacar un eléctrico cuando la cosa esté más definida y la demanda y rotación en el mercado sea más alta.

    Que nadie dude que todas las marcas están haciendo pasos hacia la electrificación. Subaru ya puso en el mercado estadounidense un XV PHEV y su nueva plataforma está pensada para propulsiones híbridas. Toyota por su parte está en su mejor momento como fabricante de híbridos en un mercado que huye de los diésel pero que está acostumbrado a sus bajos consumos y donde el eléctrico todavía no compite de tu a tu en cuanto a precio y usabilidad.

    Responder

Deja un comentario