¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Tesla baja sus precios en China para contrarrestar los nuevos aranceles… a costa de sus beneficios

Debido a la guerra comercial iniciada por el presidente Donald Trump, actualmente los coches fabricados en suelo estadounidense que se venden en el mercado chino se están viendo afectados por una serie de elevados aranceles. Así, una de las marcas más afectadas ha sido Tesla, que ha visto el precio de sus Model S y Model X aumentar en más de 20.000 dólares al cambio.

Sin embargo, y con el objetivo de seguir creciendo, Tesla ha rebajado de nuevo los precios de sus modelos para el mercado chino absorbiendo ellos mismos la diferencia. Dicho de otra forma, están recortando su margen de beneficio (que en los Model S y Model X alcanza la cifra récord del 25%) para poder continuar con su expansión en China.

Los aranceles aprobados por el gobierno chino llegan al punto de hacer que los vehículos Tesla tengan que pagar un 40% de impuestos, algo que sin duda supone una clara desventaja competitiva para la marca californiana en el mayor mercado de coches eléctricos del mundo.

Para contrarrestar los efectos de los nuevos aranceles, Tesla está bajando los precios de sus vehículos entre un 12% y un 26% según versión, aunque a costa de perder margen de beneficio. De acuerdo con un portavoz de Tesla: «Estamos absorbiendo una parte significativa de la tarifa para ayudar a que nuestros coches sean más asequibles para los clientes en China». Mientras, la marca está acelerando los planes para construir la Gigafábrica 3 de Shanghái, en la cual se fabricarán los Model 3 y Model Y chinos, movimiento que permitirá a Tesla esquivar los elevados aranceles.

«Además, Tesla sigue sin tener acceso a los incentivos en efectivo disponibles para los vehículos eléctricos producidos localmente en China, que generalmente representan alrededor del 15% del precio del coche. Teniendo en cuenta los costes del transporte marítimo y los aranceles de importación, Tesla ahora opera con una desventaja de costes del 55% al ​​60% en comparación con el mismo coche producido localmente en China.

Esto lo convierte en un entorno competitivo desafiante, dado que China es, con mucho, el mercado más grande para vehículos eléctricos. Para abordar este problema, estamos acelerando la construcción de nuestra fábrica de Shanghái, que esperamos sea una construcción rápida y eficiente a nivel económico, utilizando muchas de las lecciones aprendidas en la producción del Model 3 en América del Norte».

La Gigafábrica 3 no estará lista hasta dentro de unos años, por lo que hasta entonces, es altamente probable que Tesla priorice las ventas de las versiones más caras y lujosas del Model 3 (las Long Range).

Relacionadas | Las baterías Panasonic de la Gigafábrica 1 de Tesla son un 20% más baratas que las de LG Chem

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame