Primeras fotos espía del nuevo SUV eléctrico derivado del Chevrolet Bolt

El Chevrolet Bolt fue lanzado en el año 2016 como la gran apuesta de General Motors en el sector del coche eléctrico tras los buenos resultados cosechados por el Volt, un modelo con extensor de autonomía de gasolina. Este monovolumen del segmento B se adelantó al Tesla Model 3 y al Nissan LEAF de segunda generación como uno de los primeros modelos eléctricos «asequibles» de autonomía superior a los 350 km reales.

Sin embargo, este automóvil no ha conseguido calar entre el público debido a varios motivos. Para empezar, los coches tan pequeños no suelen gustar demasiado en Estados Unidos; además, las carrocerías monovolumen están en plena decadencia debido al auge de los SUV, menos prácticos pero estéticamente más a la moda.

En Europa, un mercado mejor adaptado a este tipo de vehículos, tampoco ha corrido mejor suerte: la filial de General Motors, Opel, comenzó a vender el Bolt en el viejo continente bajo la denominación Ampera-e apenas unos meses antes de que la marca fuera vendida al grupo francés PSA (Peugeot-Citroën), lo que condenó al monovolumen al ostracismo más absoluto: ha ido llegando con cuentagotas desde su lanzamiento, y ya ha sido sustituido por el Corsa-e en numerosos mercados.

A pesar de todo, el Bolt está cosechando un nivel de ventas interesante en zonas como Corea del Sur, y a pesar de que el éxito del Tesla Model 3 lo está eclipsando en Estados Unidos, Chevrolet no tira la toalla con el modelo: recientemente lo sometió a un restyling con el que mejoró sus prestaciones para mantenerlo competitivo frente a nuevos rivales como el Hyundai Kona Eléctrico.

Gracias a un aumento en la densidad energética de sus baterías, que han pasado de 60 kWh a 66 kWh, el automóvil ha visto incrementada su autonomía: de los anteriores 383 km EPA ha pasado a los 417 km EPA (recordemos que el ciclo de homologación americano EPA es muy realista y equivale a la autonomía en condiciones reales, lo que sitúa al Bolt por encima de la barrera psicológica de los 400 km de alcance).

Sin embargo, parece que ahora el grupo americano está preparando una vuelta de tuerca más a su modelo: acaba de ser avistada una unidad camuflada de lo que parece ser un derivado SUV del Bolt, lo que permitirá a General Motors acercar la estética de su modelo a los gustos de un mayor número de clientes. En base a los rasgos que se intuyen bajo el camuflaje, podemos afirmar que el nuevo todocamino no se venderá bajo la marca Chevrolet, sino como Buick, una firma aspiracional de General Motors que goza de un gran éxito en China.

Fuente | Autoblog

Relacionadas | El Chevrolet Bolt aumenta su autonomía hasta los 417 kilómetros por carga. ¿Llegará esta actualización al Opel Ampera-e?

Compártelo: