Tesla llama a revisión 437 Model Y por un problema en la dirección

El problema que por el momento tan sólo ha afectado a tres SUV del fabricante californiano, puede provocar que el brazo de control superior se separe de la mangueta de la dirección.

A pesar de que, afortunadamente, no se ha producido ningún accidente el organismo norteamericano NHTSA ha tomado cartas en el asunto.

La nueva llamada a revisión se une a las recientes realizadas al modelo más alto de marca: el Model X. En este caso los propietarios afectados tenían que acudir al taller para proceder a una retirada del perno del motor de asistencia de dirección del modelo con puertas traseras aladas.

También los Modes S anteriores a abril de 2016 han tenido que pasar por el servicio técnico para solucionar problemas de corrosión en unos componentes de la dirección.

En ninguno de los casos anteriores, según Tesla, se han producido accidentes o daños como consecuencia de los problemas que han originado la llamada a la revisión.

El caso del Model Y

En el caso del nuevo Model Y el problema también tiene relación con un elemento de la dirección.

«Los tornillos que conectan el brazo de control superior delantero y la mangueta de la de dirección pueden no haber sido apretados según las especificaciones. Si no está correctamente sujeta, el brazo de control superior puede soltarse de la mangueta de la dirección, lo que provocaría en un ángulo de caída negativo o positivo excesivo y un impacto adverso en la dirección.»

Este problema puede provocar una disminución importante en la capacidad por parte del conductor de controlar en coche eléctrico. Esta situación podría repercutir un un accidente o situación de riesgo para los ocupantes del vehículo y automóviles circundantes.

Tesla ha determinado que 437 SUV Model Y tienen posibilidades de sufrir este inconveniente. La investigación se entra en «dos meses» en los cuales la marca no es capaz de confirmar si el brazo superior estuviera correctamente montado y ajustado respecto a la mangueta de la dirección.

El fabricante estadounidense ha realizado cambios en su línea de producción y procesos para evitar que esta situación se vuelva a repetir.

«Se han hecho rápidamente varios cambios en el proceso de instalación de la línea de producción para mitigar la repetición, se han definido los límites del ángulo de par y se han implementado inspecciones y auditorías secundarias.»

Tesla

Cronología del problema

Los eventos acontecidos han seguido el siguiente espacio temporal antes de la llamada a revisión de los vehículos afectados.

El domingo 1 de noviembre de 2020, el equipo de calidad de campo se enteró de dos reparaciones de vehículos (una el 21 de septiembre de 2020 y otra el 16 de octubre de 2020) donde el brazo de control superior se había separado de la mangueta de la dirección. Las reparaciones fueron revisadas por equipos de ingeniería y producción y se inició una investigación sobre la causa raíz y el alcance, durante la cual se identificó una tercera reparación de vehículos el 18 de octubre de 2020. Ninguno de los incidentes resultó en lesiones o un accidente. El martes 10 de noviembre de 2020, este asunto fue revisado con ejecutivos de Tesla y Tesla determinó que existe un defecto relacionado con la seguridad.

La solución está en marcha

Los propietarios de las unidades del exitoso coche eléctrico tipo SUV de Tesla afectados están siendo notificados para que pasen por los servicios técnicos a eliminar el problema.

La solución a este fallo de seguridad no implica ninguna sustitución de los elementos de dirección ni de la mangueta. Según Tesla, basta con ajustar los elementos según las especificaciones internas de la marca para resolver el problema.

A continuación se reproduce el dictamen 20V-709 emitido por la NHTSA:

Estos problemas se unen a la quejas de propietarios que incrementan la fama que persigue a Tesla como consecuencia de sus problemas de acabados y ajustes de su línea de producción en Fremont California.

Esta semana ForoCoches Eléctricos ha publicado «La aventura de la flota de taxis Tesla del aeropuerto de Amsterdam, termina con una demanda al fabricante por los interminables defectos».

Relacionados

Compártelo: