Los Tesla Model S y Model X ofrecerán un volante convencional como alternativa a su polémico volante de inspiración aeronáutica

Hace apenas unas horas, Tesla presentó al mundo los renovados Model S y Model X. Más allá de una estética exterior ligeramente remozada y una gama de versiones reestructurada, el principal cambio experimentado por ambos modelos lo encontramos en un habitáculo completamente actualizado en el que gran parte del protagonismo recae en un volante sin aro completo.

Definido por Tesla como un diseño de tipo «yugo», lo cierto es que la mayoría de medios no han dudado en comparar su aspecto con el de una mariposa. De inspiración aeronáutica, este elemento recuerda a otras creaciones de la compañía como el Roadster de segunda generación o la pick-up Cybertruck, que también emplean volantes de estética similar.

Los más nostálgicos han querido ver incluso un guiño a K.I.T.T, el Pontiac Firebird Trans Am parlante que protagonizó en los años 80 la mítica serie Knight Rider (El Coche Fantástico en España). Sin embargo, los motivos detrás del uso de este volante realmente serían otros, pues como apuntan algunos internautas, su principal razón de ser sería el ahorro de costes.

El nuevo volante de los Model S y Model X prescinde de las clásicas palancas ancladas en la columna de dirección que podemos encontrar en la práctica totalidad de automóviles del mercado, sustituyéndolas por una serie de controles hápticos situados en los radios del volante que permiten manejar funciones como las luces, los intermitentes, los limpiaparabrisas o el asistente de voz.

Si bien las ventajas ergonómicas de esta configuración probablemente continúen siendo una incógnita hasta que salgan las primeras pruebas, lo cierto es que el diseño achatado del volante permite una mejor visualización de la instrumentación digital de 12,3 pulgadas, que al igual que ocurre en los Peugeot con i-Cockpit queda sobreelevada.

Sin embargo, el vanguardista diseño de Tesla se enfrenta a un gran obstáculo, y es que en numerosos países europeos no se podrá homologar un volante de este tipo. Aparentemente la empresa ya era consciente de este problema, pues se han descubierto imágenes ocultas del nuevo interior equipado con un clásico volante redondo en el configurador de los Model S y Model X.

Aunque todavía no se ha habilitado esta opción, todo parece indicar que Tesla permitirá a los usuarios elegir entre el volante de tipo «yugo» y una alternativa más convencional, si bien ambos mantendrán los controles hápticos en sustitución de las palancas. Así, la compañía se cubrirá las espaldas en caso de que el polémico diseño no guste al público, mientras que en aquellos países en los que el nuevo volante no se pueda homologar se ofrecerá únicamente la opción tradicional.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame