Mercedes-Benz no terminará «prematuramente» con sus motores de gasolina y diésel, que financiarán el desarrollo de sus próximos coches eléctricos

Ola Kallenius, director ejecutivo de Daimler (grupo matriz de Mercedes-Benz), ha declarado que la multinacional alemana no terminará «prematuramente» con las ventas de sus automóviles gasolina y diésel, pues considera que este tipo de vehículos ayudarán a financiar el desarrollo de sus futuros modelos eléctricos.

Recientemente marcas como Bentley, MINI o Volvo han anunciado que para el año 2030 pasarán a ser 100% eléctricas, estrategia que también seguirán gigantes como Ford en regiones concretas como Europa. Algunas firmas como Smart incluso han dejado ya de vender vehículos con motores térmicos, adelantándose a la inmensa mayoría de sus rivales.

Sin embargo, este no será el caso de Mercedes-Benz, que continuará vendiendo automóviles con motores térmicos de forma indefinida. Aunque la multinacional germana quiere tener una flota con emisiones de dióxido de carbono neutras de cara al año 2039, todavía no se ha concretado una fecha para el cese de la producción de sus propulsores gasolina y diésel.

«Creo que es demasiado pronto para decir definitivamente cómo será el mercado en 2030, pero es nuestro trabajo ponernos en posición de abordar dicho mercado». Es interesante recordar que hace apenas unas semanas Daimler anunció que sus divisiones de automóviles y de camiones se separarán para permitir a Mercedes-Benz crecer como un fabricante de automóviles de lujo eléctricos.

Recientemente la compañía ha presentado el todocamino EQA, un modelo que se convertirá en su coche eléctrico de acceso. Además, este año también llegarán los EQB (un SUV derivado del EQA que ofrecerá una carrocería más larga capaz de albergar hasta tres filas de asientos) y EQS (una berlina de representación equivalente al Clase S, buque insignia de la compañía).

La firma también ha confirmado el desarrollo de modelos como el EQE (una berlina ejecutiva similar al Clase E), el EQG (una versión eléctrica del todoterreno Clase G), la EQT (una furgoneta pequeña derivada de la nueva Renault Kangoo Z.E.) y sendas versiones SUV de los EQE y EQS. Todos estos vehículos se unirán a los actuales EQC y EQV, los únicos eléctricos que a día de hoy ofrece Mercedes-Benz. A pesar de estos ambiciosos planes, Kallenius insiste en que «no tendría sentido económico» que la marca eliminara prematuramente sus modelos térmicos.

Fuente | Financial Times

Relacionadas | El Mercedes-Benz EQC recibe una nueva versión de acceso para reducir distancias con el EQA: desde 66.069 euros

Compártelo: