Mercedes-Benz presenta el EQS: hasta 770 kilómetros de autonomía para el coche eléctrico de lujo definitivo

Mercedes-Benz acaba de revelar al mundo su nuevo buque insignia eléctrico, el EQS. Esta berlina de representación (segmento F), equivalente al legendario Clase S dentro de la gama del fabricante alemán, no solo se presenta como el automóvil más tecnológico jamás creado por la marca, sino también como su punta de lanza contra rivales como Tesla.

El EQS estrena una plataforma modular específicamente desarrollada para este tipo de vehículos (los anteriores eléctricos de Mercedes-Benz utilizaban plataformas térmicas adaptadas), la cual se empleará tanto en modelos ejecutivos (segmento E) como de lujo (segmento F). Esta arquitectura llegará también al futuro EQE, que se presentará a finales de año.

Desde un punto de vista estético, el EQS no es desde luego una berlina al uso. Para empezar, apuesta por una carrocería de cinco puertas en forma de flecha con un perfil muy característico (capó corto, voladizos recortados, amplia distancia entre ejes, parabrisas adelantado, zaga tipo fastback…). Estas formas le proporcionan una aerodinámica de récord: con un Cx de 0,20, el EQS es el coche de producción más aerodinámico del mundo.

Los faros delanteros (LED High Performance de serie y DIGITAL LIGHT en opción, siendo estos últimos capaces de proyectar señales de advertencia en la calzada), unidos entre sí mediante una tira LED, tienen unas formas similares a las de otros modelos de la marca (Clase A, CLS, etc); sin embargo, en este caso están encastrados en una parrilla completamente carenada Black Panel, como ya ocurre con los EQA y EQC. Lo más llamativo de la línea lateral es la enorme superficie acristalada. Habrá dos packs de diseño disponibles: Electric Art y AMG Line.

Las dimensiones del EQS dejan patente su categoría: mide 5.216 milímetros de largo, 1.926 milímetros de ancho y 1.512 milímetros de alto. A pesar de su monstruoso tamaño, tendrá un radio de giro de apenas 10,9 metros (similar al de un compacto) gracias al sistema de ruedas traseras directrices que equipa de serie. Su maletero cubica 610 litros (ampliables a 1.770 litros si se abaten los asientos traseros), y las llantas pueden ser de 19 o de 20 pulgadas.

El habitáculo, como no podía ser de otra forma, rezuma lujo y calidad a raudales. Además, Mercedes-Benz ha querido hacer especial hincapié en el apartado tecnológico con el sistema MBUX Hyperscreen opcional, el cual transforma el salpicadero en una pantalla de visualización gigante formada por tres displays (instrumentación digital de 12,3 pulgadas, pantalla táctil central de 17,7 pulgadas y visualizador para el copiloto de 12,3 pulgadas). De serie incorporará una instrumentación de 12,3 pulgadas y una pantalla táctil central de 12,8 pulgadas.

Los clientes tendrán a su disposición elementos opcionales como un Head-up Display con realidad aumentada, el sistema Energizing Air Control Plus con filtro HEPA, el sistema Navigation with Electric Intelligence (que calcula las rutas incluyendo paradas para cargar y teniendo en cuenta factores como el tráfico o el estilo de conducción) y las puertas con apertura y cierre automáticos. Por supuesto, no faltarán las actualizaciones OTA para mantener el sistema de infoentretenimiento actualizado en todo momento.

El Mercedes-Benz EQS será un vehículo altamente automatizado, gozando incluso de un nivel 3 de autonomía hasta 60 km/h gracias al sistema opcional DRIVE PILOT. Además, también se podrá estacionar el vehículo desde el exterior a través de un smartphone, solución popularizada por Tesla a través de su función «Smart Summon».

Las dos primeras versiones del EQS en llegar al mercado serán el EQS 450+ de 333 CV (245 kW) y 568 Nm, y el EQS 580 4MATIC de 523 CV (385 kW) y 855 Nm. Ambas equiparán unas baterías de 107,8 kWh de capacidad con celdas NCM 811 y un software de gestión capaz de actualizarse vía OTA.

El EQS 450+ será tracción trasera y podrá hacer el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, mientras que el EQS 580 4MATIC tendrá tracción total y reducirá el tiempo de aceleración a solo 4,3 segundos. Tanto uno como otro tendrán una velocidad punta limitada a 210 km/h.

La autonomía máxima del EQS con la batería de 107,8 kWh será de 770 km WLTP. Más adelante también se ofrecerá un pack más compacto de 90 kWh, así como una variante de altas prestaciones AMG con 761 CV (560 kW) de potencia. En cuanto a la carga, el modelo de la estrella podrá acceder a potencias máximas de 22 kW en corriente alterna y de 200 kW en corriente continua, recuperando en este último caso hasta 300 km WLTP en apenas 15 minutos. En mercados como Japón ofrecerá además carga bidireccional.

El sistema de frenada regenerativa, que dispone de cinco niveles de retención (tres manuales, uno automático y la función de inercia) seleccionables a través de unas levas tras el volante, permitirá realizar la llamada «conducción de un pedal».

Compártelo: