10 MW para producir 1.300 toneladas/año de hidrógeno verde. Shell pone en marcha la planta más grande de Europa

Shell ha puesto en marcha el electrolizador de hidrógeno más grande de Europa de su tipo, en el parque de energía y productos químicos Rheinland, Alemania. A medida que los gobiernos, las empresas y los consumidores de energía continúan alineándose en la necesidad de cero emisiones netas en el futuro, el apoyo al hidrógeno está cobrando ritmo.

La nueva planta de producción de hidrógeno forma parte del Consorcio Refhyney y disfrutando de financiación por parte de la Comisión Europea, el electrolizador PEM de 10 megavatios utiliza energía renovable para producir inicialmente hasta 1.300 toneladas de hidrógeno verde al año.

El hidrógeno verde se utilizará inicialmente para producir combustibles con menor intensidad de carbono en la refinería. Shell también está trabajando para permitir que el hidrógeno verde ayude a descarbonizar otros sectores como el transporte por carretera.

La planta en pleno funcionamiento es la primera en utilizar esta tecnología a tan gran escala en una refinería y ya hay planes en marcha para ampliar la capacidad del electrolizador de 10 megavatios a 100 megavatios.

Hidrógeno verde

La petrolera ha establecido el objetivo de convertirse en un negocio de energía sin emisiones para 2050. Como parte de este plan, Shell transformará cinco refinerías principales en parques integrados de energía y productos químicos para 2030.

Transformar estas refinerías significará utilizar más materias primas recicladas y renovables, como hidrógeno y aceites usados, y procesar menos petróleo crudo. Como resultado, para 2030 Shell reducirá la producción de combustibles tradicionales en un 55% y producirá más de los combustibles bajos en carbono, productos químicos y energéticos que nuestros clientes necesitan.

Arranque del electrolizador

La puesta en marcha del electrolizador Refhyne es un gran paso, ya que Shell acelera su viaje para satisfacer las necesidades energéticas cambiantes de sus clientes.

El objetivo final de Shell con esta planta es producir hidrógeno verde, a través de la electrólisis, utilizando energía renovable como eólica y solar. Pero avanzar rápidamente en la transición energética significa que tanto el hidrógeno verde como el azul pueden desempeñar un papel en la próxima década.

El hidrógeno azul se produce a partir de gas natural y luego se descarboniza, utilizando la captura y el almacenamiento de carbono.

Con el fin de mantenerse al día con la creciente demanda de hidrógeno y energía renovable, según Shell el hidrógeno azul puede proporcionar una solución provisional, para ayudar a construir el ecosistema de hidrógeno al tiempo que reduce las emisiones.

Relacionadas | ANFAC y GASNAM proponen una red de 150 hidrogeneras en España para 2025, y la vas a pagar tú

Fuente | Shell

Compártelo: