Francia dará 1.500 euros a los que cambien su coche diésel o gasolina por una bicicleta eléctrica

En su lucha contra el cambio climático y para lograr acelerar la reducción de emisiones, algunos gobiernos se han dado cuenta que solo con coches o furgonetas no es suficiente. Es por eso que muchos estados están comenzando a apostar por la bicicleta eléctrica. Es el caso de Francia, que ha renovado su ambicioso plan Renove, pero que en vez de un coche contaminante por uno eléctrico, propone financiar la retirada de coches a cambio de bicicletas eléctricas.

Esta semana se ha aprobado la nueva versión de esta iniciativa que entregará 1.500 euros a los propietarios que achatarren un coche contaminante para comprarse una bicicleta eléctrica. Una fórmula que permite no sólo eliminar un coche diésel o gasolina de la carretera, sino liberar el espacio que este ocupaba hasta ahora.

La nueva edición tiene como principal diferencia que también tendrá en cuenta a aquellas personas que no tienen un coche para entregar. Estos podrán beneficiarse de una ayuda directa de 1.000 euros para la compra de una bici eléctrica.

Según una declaración de los ministros de Economía y Transportes del gobierno francés: “Fomentar el uso de la bicicleta eléctrica como alternativa al vehículo individual y favoreciendo el paso hacia el transporte sostenible, especialmente en las zonas urbanas y su periferia, es una parte fundamental de la Ley de lucha contra el cambio climático, que ahora extiende las ayudas a la adquisición de un método de transporte extremadamente eficiente y respetuoso con el medio ”.

Una normativa que además de incentivar la sustitución de coches y furgonetas contaminantes, y favorecer la compra de bicicletas eléctricas, también contempla otras medidas como la prohibición de vuelos con menos de dos horas de duración que puedan completarse en tren.

Además Francia prohibirá la publicidad de los sectores relacionados con los combustibles fósiles y, a largo plazo, a partir de 2028, la venta de coches más contaminantes, anticipándose a la normativa de Europa que dará por terminadas las ventas de coches diésel, gasolina o híbridos en 2035.

Un presupuesto de entre 1.000 y 1.500 euros que nos permitirán hacernos con una bicicleta como la Moma E-MTB 29, con doble suspensión, motor de 250W de potencia, y una batería de unos 13 Ah (624 Wh) suficientes para recorrer unos 80 o 90 kilómetros reales.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame