¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Las baterías de los coches eléctricos deberían durar como mínimo 15 años según JB Straubel

La durabilidad de las baterías de los coches eléctricos ha sido una de las principales preocupaciones de la industria. El lograr que además de una buena densidad energética estas ofreciesen una vida larga ha sido e santo grial. Ahora el antiguo jefe técnico de Tesla, JB Straubel, ha indicado que las nuevas tecnologías deberían permitir a las baterías durar más allá de una década de uso.

Y es que en los últimos años estamos viendo como los modelos de Tesla lograban superar cifras de kilometraje hasta ahora nunca vistas en un coche eléctrico. Medio millón, un millón, un millón y medio de kilómetros. Pero en caso todos los casos estas unidades han necesitado al menos un cambio de batería.

Por suerte esto ha sucedido casi siempre en garantía, lo que no ha costado nada al cliente. Pero la industria busca ahora que la gran durabilidad de los sistemas de propulsión se extienda también a unas baterías cada vez más resistentes al paso de los kilómetros y los años.

Para Straubel «La duración de las baterías es algo subjetivo que depende de cuál sea el uso de automóvil, pero creo que será fácilmente 15 años en la mayoría de los casos. Creo que la duración de las baterías probablemente superará la vida útil del vehículo. Personalmente, creo que es menos probable que la gente coloque una batería nueva en un coche viejo.»

Si tomamos como medida un vehículo que recorra unos 20.000 kilómetros al año, en 15 años el coche contará con unos 300.000 kilómetros. Una cifra que no parece demasiado ambiciosa a la vista de las cifras que ya están logrando los vehículos con la actual tecnología.

Pero como hemos comentado, en muchos casos estos han necesitado algún mantenimiento o directamente la sustitución a lo largo de su vida. Algo que para Straubel las nuevas baterías deberían solucionar y abrir las puertas a coches capaces de durar más de 20 años sin problemas con la batería. Algo que supondría para los propietarios particulares, empresas o administraciones públicas contar con vehículos durante décadas, con el impacto en la reducción de costes operativos y de adquisición que esto supone para nuestros bolsillos.

Y luego, el reciclado

Uno de los aspectos más usados por los críticos con el coche eléctrico es el impacto de sus baterías una vez terminada la vida útil. El qué pasará con esos millones de packs que llegarán al mercado una vez terminado su trabajo en el vehículo.

Para el propio Straubel, se trata de un problema que hay que comenzar a tratar ya, y de esa forma el mismo abandonó su puesto de jefe técnico en Tesla para embarcarse en la misión de poner en marcha Redwood Materials. Una empresa dedicada al reciclaje de baterías procedentes de coches eléctricos.

Una iniciativa que ya está en funcionamiento y que está logrando sacar adelante materiales recuperados de viejos packs y que cuenta con una capacidad nada despreciable, entre 8 y 10 GWh al año. Algo que permite volver a poner en circulación materiales suficientes para fabricar unas 150.000 baterías de 60 kWh cada año. Una cifra que esperan multiplicar en los próximos ejercicios.

Antes incluso de su reciclado, estas baterías podrán tener una segunda vida mediante su uso en aplicaciones de almacenamiento estacionario. Una forma de regular la red que reducirá paulatinamente la dependencia del gas o el carbón para esta labor, y que incluso ya apuntan a servir de almacenamiento de respaldo para grandes poblaciones en caso de fallo en la red general.

Una economía circular que debería ser parte prioritaria de los planes de los fabricantes de coches, que deben comenzar a poner en marcha las medidas necesarias para adelantarse a problemas como el de los desechos, la falta de materiales, así como su elevado coste, de cara a un futuro eléctrico lo más respetuoso posible con el medioambiente.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame