BYD cuadruplicó sus ventas de coches eléctricos e híbridos enchufables en abril, pese a todo

A pesar de la que está cayendo, hay fabricantes a los que la crisis de suministros no les afecta tan fuerte. Es el caso de BYD, el actual segundo fabricante mundial de coches eléctricos y también el segundo de China. Sin saber todavía cuántos Tesla se han colocado en China en el mes pasado, BYD vendió 105.475 unidades de turismos enchufables en su principal mercado.

Contrástese esa cifra con los 25.662 coches eléctricos e híbridos enchufables -NEV en la nomenclatura china- de abril de 2021, por lo que su volumen se ha multiplicado por cuatro. Y esto es especialmente significativo en un contexto en el que hay fabricantes que se han visto afectados por problemas de suministro, como los sobrevenidos por cierres masivos de ciudades por la política «COVID cero».

NIO tuvo un descenso del 49% de sus entregas a clientes comparando con marzo, Li Auto cayó en un 62% de un mes a otro, y XPeng al menos pudo igualar el volumen de marzo, unas 9.000 unidades. Tesla puede haber aguantado a base de existencias, ya que el cierre de Shanghái le afectó a partir de finales de marzo, el día 28, y la fábrica pudo reanudar el trabajo en la segunda quincena de abril.

¿Y por qué BYD sí puede aumentar entregas mientras otros frenan o no pueden crecer más? Por la integración vertical. BYD se suministra a sí misma componentes como baterías o microchips, y cuando los proveedores trabajan para una empresa matriz, tienden a fallar menos y a respetar más los precios, quedando estos fundamentalmente condicionados a las materias primas.

Desde la llegada del COVID, el tradicional paradigma de la eficiencia en la industria, el «justo a tiempo» de Toyota, se ha ido a hacer puñetas. Si no hay un flujo previsible y fiable de componentes, las fábricas se ven obligadas a parar, a falta de existencias en los almacenes para hacer de colchón mientras dure la interrupción.

El sector del automóvil sigue arrastrándose por falta de piezas desde entonces. No sorprende por tanto que Tesla también tenga menos interrupciones en su trabajo por su elevado nivel de integración vertical. BYD y Tesla tienen por tanto una importante ventaja competitiva que va a ser estudiadas en las escuelas de negocios durante mucho tiempo.

Compártelo: