Everrati Ford GT40 EV: un deportivo de los años 60 con un corazón eléctrico del siglo XXI

La empresa Everrati, especializada en la conversión de coches clásicos en eléctricos, ha presentado su reinterpretación cero emisiones del mítico Ford GT40, un modelo que en los años 60 permitió a la firma del óvalo azul triunfar sobre la todopoderosa Ferrari en las 24 horas de Le Mans. Sin embargo, las cifras del laureado modelo original palidecen frente a las especificaciones de su remake moderno.

Con 812 CV (597 kW) de potencia y 800 Nm de par, el nuevo modelo es capaz de completar el 0 a 100 km/h «muy por debajo de los 4 segundos». Siguiendo la filosofía aplicada hace 60 años por los técnicos de Ford, Everrati ha priorizado la ligereza frente a otros aspectos, motivo por el que sus baterías tienen una capacidad de «solo» 60 kWh.

Gracias a ello, anuncia un peso de apenas 1.320 kg, una cifra muy buena para un coche eléctrico de estas características. El pack cuenta con refrigeración líquida, mientras que la arquitectura eléctrica del vehículo es de 700 voltios. Esto le permitirá ofrecer un buen nivel de rendimiento incluso en las exigentes condiciones de un circuito.

La autonomía estimada es de más de 201 km. Además, debería ser capaz de cargar a una potencia máxima de 80 kW en corriente continua, pasando del 20 al 80% de carga en 45 minutos. Gracias a una óptima distribución de los órganos mecánicos, mejora ligeramente el reparto de pesos del modelo original, pasado de 38/62 a 40/60.

Everrati Ford GT40 EV

El Everrati Ford GT40 EV ofrece una autonomía de 201 kilómetros

Así, el pack de baterías está dividido en dos módulos, cada uno de ellos situado en los umbrales laterales del chasis. El resto de elementos se ubican en el vano motor, situado justo detrás de los asientos. Gracias al empleo de un bastidor auxiliar, el motor eléctrico se coloca en el mismo lugar que la salida de transmisión en el modelo original.

Si el conductor elige el Race Mode, podrá seleccionar marchas virtuales como si de un coche manual se tratara, una solución que busca evocar el funcionamiento de un coche clásico. En la misma línea, contará con dos generadores de sonido que imitarán el rugido de un sistema de escape sincronizado con los «cambios de marcha».

A pesar de que a nivel mecánico no tiene nada que ver con el GT40 de motor V8, la versión de Everrati respeta al máximo su estética, siendo prácticamente imposible diferenciarlos salvo por pequeños detalles que lo delatan como un modelo cero emisiones (sin ir más lejos, carece de colas de escape).

Compártelo: