Se desmorona el sueño de los coches eléctricos de 20.000 euros

En la feria del Automóvil de Múnich de 2021, Volkswagen presentó su concepto ID.Life, ahora conocido como ID.2. Una propuesta de bajo coste que indicaban permitiría poner en el mercado coches eléctricos por debajo de los 20.000 euros en 2025. Pero la realidad en este objetivo se ha transformado por culpa de unos precios de las materias que se han disparado haciendo que ese sueño esté cada vez más lejos.

Así lo ha indicado en una entrevista con la revista alemana Electrified el nuevo jefe de la marca Volkswagen, Thomas Schäfer, que ha analizado la situación y el precio del futuro ID.2 en una situación que afectará seguramente a otras propuestas similares como el Renault 5 eléctrico.

Todavía faltan dos años y medio para llegar a la fecha señalada por el directivo alemán, pero las estimaciones de precios se han quedado ya totalmente desvirtuadas. A pesar de que los costes pueden volver a bajar algo en los próximos meses, los fabricantes siguen siendo bastante pesimistas.

El propio Thomas Schäfer ha indicado que: “Si nos fijamos en las subidas de precio, pasamos rápidamente de los deseables 20.000 euros a los 25.000 euros. Pero no será hasta esa fecha donde estamos situados»

Renault 5 Prototype

Si la subida del coste de las materias primas explica en parte la situación. No es el único elemento a tener en cuenta. Según el Sr Schäfer “Con la evolución actual de los costes, es ciertamente difícil de imaginar la evolución de los costes. Esto no solo se refiere a los materiales, sino también a los costos de mano de obra. Los dos suben en paralelo

El coste de las materias primas y la energía, los costes logísticos, los salarios, la inflación y el desabastecimiento de componentes como microprocesadores, ha tenido un impacto en las predicciones de los planes estratégicos de todos los fabricantes que contaban con que fabricar coches eléctricos sería cada vez más barato, y de momento la evolución está dando la vuelta.

Los coches suben entre un 14 y un 16%

En Alemania, según un estudio del Center for Automotive Research, los precios de los 15 modelos eléctricos más populares han subido de media un 14,5% desde agosto del año pasado. Francia no se queda atrás en el tema de los aumentos de precios de los vehículos eléctricos y como ejemplo la evolución del precio del modelo más asequible de los galos, el Dacia Spring, que cuando llegó al mercado en la primavera de 2021 costaba 16.990 euros, antes de ayudas, y ahora ya está en 19.800 euros. Un 16% más en apenas un año.

Un modelo que en España comenzaba sus ventas en los 16.548 euros, y que ahora arranca en 20.205 euros según el configurador. Un 22.1% más en 16 meses.

Una dinámica que en mayor o menor medida han seguido todas las marcas que nos lleva a la lógica de mantenerse la situación, de que un nuevo modelo presentado el año pasado por un precio en torno a los 20.000 euros se comercializará por al menos en 23.000 euros si saliera este año al mercado, y seguramente rondará los 25.000 euros en 2025. Algo que porcentualmente se traduce en un 25% más.

Malas noticias para aquellos que quieran encontrar un coche eléctrico asequible, porque esta tendencia también está afectando al mercado de eléctricos de segunda mano. Incluso los fabricantes chinos no se atreven a avanzar demasiado en la cuestión del vehículo eléctrico por debajo de los 20.000 euros en Europa, y limitan su ofensiva en la parte media y alta. Sin duda, una señal que no es muy buena.

Compártelo: