¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Según Goldman Sachs, el precio de las baterías de los coches eléctricos está cayendo más rápido de lo esperado

La bajada de los costes de producción de las baterías, es una de las claves para la paridad de precios de venta respecto a los coches con motor de combustión. Un elemento que representa en la actualidad en torno a un tercio del coche total, y que según los últimos informes, está viviendo una reducción de costes más rápido de lo esperado.

Así lo indica el último informe del banco de inversiones Goldman Sachs, que indica que esperan que el coste de las baterías (entendemos que se refieren al pack no a las celdas) caiga a 99 dólares el kWh para 2025, una disminución del 40% respecto a los datos de 2022.

Esto supone mejorar las anteriores predicciones, que marcaban una bajada del coste del 33% para esa misma fecha, algo que nos indica que la tendencia de bajada está acelerándose.

Los analistas de Goldman Sachs esperan que casi la mitad de la caída de precios se deba a la reducción de los precios de las materias primas que le dan forma, como el litio, el níquel y el cobalto. Se espera que los precios de las baterías bajen una media del 11% anual entre 2023 y 2030.

También tiene su efecto en esta reducción los nuevos diseños de baterías. Unos packs formados por celdas más grandes, lo que simplifica la producción y ensamblado, lo que arrastra también hacia abajo los costes de producción.

Gracias a esta tendencia, el informe indica que los coches eléctricos podrán alcanzar la paridad de precio con los diésel o gasolina para 2025. Algo que acelerará las ventas, y continuará reforzando la economía de escala, lo que de nuevo permitirá continuar bajando costes de producción.

China será uno de los principales impulsores de la producción y ventas, principalmente por su apuesta por los segmentos de volumen, frente a los segmentos premium por los que han apostado los grupos europeos y americanos en los últimos años.

Según el informe, unos coches eléctricos que han crecido de forma importante en una primera fase gracias a las ayudas públicas, y que ahora afrontan una era donde no serán necesarios esos incentivos gracias precisamente a la bajada de costes de producción.

Las estimaciones de penetración de los coches eléctricos indican en el escenario intermedio que estos pasarán de apenas el 2% global en 2020, al 17% en 2025. A partir de ahí saltará hasta el 35% en 2030, y el 63% en 2040.

Cifras globales que tienen en cuenta tanto los mercados punteros, como los menos avanzados, y que en el escenario optimista eleva las cifras de penetración de las ventas a nivel mundial hasta el 21% para 2025, el 47% para 2030 y el 86% para 2040.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame