¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Citroën ya no esconde su objetivo de competir contra Dacia

Dacia no parece perder impulso en el mercado europeo. En apenas dos décadas, la firma rumana ha pasado de ser un fabricante regional a una marca de enorme popularidad en todo el viejo continente, convirtiéndose en una pieza fundamental dentro del Grupo Renault. Prueba de ello es que el Sandero lleva siendo el turismo más comprado entre clientes particulares… ¡desde 2017!

La subida generalizada de precios tras la pandemia de COVID-19 no ha hecho sino reforzar su posición, puesto que sus productos ya no son percibidos como alternativas baratas, sino como compras inteligentes. Y es que además del Sandero, los Spring y Duster también se han convertido en grandes protagonistas de sus respectivos segmentos.

Otros grupos miran con deseo los resultados de Dacia, lo que explica la decisión del grupo Stellantis de transformar a Citroën y FIAT en sus rivales directos. Compararse con la firma de Mioveni ya no conlleva el «estigma» low-cost que solía ir asociado a su nombre: Thierry Koskas, CEO de Citroën, lo ha dejado claro en una reciente entrevista con Automotive News Europe.

El directivo afirma que la marca francesa ya no teme ser vista como competencia de Dacia. En los últimos tiempos, Citroën ha comenzado a reposicionarse como un fabricante de coches prácticos y asequibles, sin olvidarse por el camino de dos de sus rasgos definitorios más marcados: un cuidado confort de marcha y una estética desenfadada.

Citroën ë-C3

El Citroën C3 compite contra los Dacia Spring y Sandero

Citroën aspira a ir recuperando terreno en el mercado europeo hasta alcanzar una cuota del 5%. «Estamos muy orgullosos de ser una marca popular, lo que significa fabricar automóviles sencillos y asequibles porque realmente hay una necesidad de ello. No tenemos problema en decir que el C3 competirá contra Dacia, por ejemplo«.

El Citroën C3 de cuarta generación va dirigido a la línea de flotación de varios modelos de Dacia: mientras que su versión térmica competirá contra los Sandero y Sandero Stepway, la eléctrica (ë-C3) plantará cara al más pequeño Spring. Lo mismo ocurrirá con el renovado C3 Aircross, que se situará a caballo entre los Duster y Bigster, ofreciendo un tamaño cercano al primero con un habitáculo de hasta 7 plazas como el segundo.

El grueso de las ventas de Citroën actualmente se corresponden con el C3 de tercera generación y con su gama de furgonetas (Berlingo, Jumpy/SpaceTourer y Jumper). «El corazón de Citroën son en gran medida los segmentos [pequeños y compactos], luego los vehículos comerciales ligeros».

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame