¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Empieza la pesadilla de los propietarios del Fisker Ocean

Hace unos días hemos conocido que el fabricante Fisker había entrado en proceso de bancarrota. Un proceso que llega en un momento donde la marca parece que ya ha desaparecido totalmente para los actuales clientes, que se ven en situaciones muy graves. Fallos que impiden la apertura del coche desde el interior, falta de repuestos e incluso críticas a las autoridades que lo han certificado para circular por las carreteras europeas.

Son varios los casos en los que los clientes de un Fisker Ocean se están viendo en situaciones peligrosas. Muchas de ellas centradas en el fallo de la batería de 12V, la encargada de dar servicio a los equipos auxiliares, y que deja de funcionar sin previo aviso y de forma bastante prematura.

Y es que una batería de 12V debería durar unos cuatro años. Pero los clientes del Ocean están viendo como semanas o pocos meses después de recibir sus unidades, estas ya empiezan a dejar de funcionar.

El resultado es que una vez dentro, los ocupantes no pueden abrir las ventanillas ni las puertas. El principal problema es que estos propietarios tampoco pueden abrir el vehículo con el sistema manual. Algo que tiene como resultado que para salir, algunos clientes han tenido que llamar a los bomberos al no poder romper la ventanilla desde dentro.

Esto supone que en caso de accidente, los ocupantes no puedan salir fácilmente del habitáculo, pero también hace que los clientes se pregunten como es posible que Europa haya homologado para su circulación un vehículo que no cuenta con un sistema de apertura de las puertas cuando no tiene apoyo de la batería de 12V.

Lo peor es que este problema no tendrá solución por parte del fabricante, que está encarando el proceso de liquidación y que no está ofreciendo respaldo a los clientes. Incluso los puntos de venta donde los propietarios han adquirido el coche se desentienden de la situación, tanto por la falta de piezas de repuesto, como por el riesgo a no cobrar las reparaciones en garantía.

La conclusión es que, por un lado, debe evitarse la compra de este modelo, que todavía puede adquirirse en la web de la marca en las unidades en stock, pero también hacerlo en un mercado de ocasión que seguramente se llene de ofertas tentadoras, pero que como vemos, llegan con importantes problemas de base.

Y si tenemos uno, o queremos arriesgarnos lanzándonos a por un chollo, es fundamental comprarse un martillo diseñado para romper las lunas de los coches para poder salir en caso de imprevisto.

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame