¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora no Permitir

Este poderoso grupo del Parlamento Europeo quiere mantener con vida el motor de combustión interna

El principal grupo del Parlamento Europeo, el PPE (Partido Popular Europeo), quiere mantener con vida los motores de combustión interna en el mercado común más allá del año 2035. De acuerdo con un borrador al que han tenido acceso algunos medios, los legisladores conservadores quieren revisar la normativa de reducción de emisiones de dióxido de carbono para turismos y furgonetas.

¿El objetivo? Permitir el uso de combustibles «alternativos» climáticamente neutros. Esto podría colocar en una situación comprometida a Ursula von der Leyen, que aspira a lograr un segundo mandato al frente de la Comisión Europea. Aunque pertenece al PPE, también necesitará el apoyo de los socialdemócratas, que se oponen a revisar a la baja las políticas de lucha contra el cambio climático.

La Unión Europea ya contemplaba de antemano una exención para aquellos automóviles que funcionaran con combustibles sintéticos, por lo que no está del todo claro qué buscará el PPE con su propuesta. ¿Eliminar la obligatoriedad de que estos vehículos funcionen exclusivamente con e-fuels? ¿Añadir a la lista de excepciones los biocombustibles?

En su forma actual, la norma obligará a los fabricantes a diseñar un sistema que evite que el coche arranque si utiliza carburantes convencionales. Así, las marcas tendrán que desarrollar un dispositivo que rastree las propiedades químicas del combustible para impedir el uso de gasolina o diésel que no sean climáticamente neutros.

Planta piloto dedicada a la producción de e-fuels para Porsche en Chile

Los combustibles sintéticos no son una alternativa viable

Los combustibles sintéticos se obtienen a partir de hidrógeno verde y dióxido de carbono recapturado. Su principal problema es su baja eficiencia energética: según Transport & Environment, los eléctricos a baterías aprovechan el 77% de la energía desde su generación, frente al 16% de los modelos térmicos alimentados por gasolina sintética.

Además, esta tecnología no resulta competitiva a nivel de costes, algo que no cambiará en las próximas décadas. Alfonso de las Heras, asesor de Hidrógeno y Sintéticos en Repsol Technology Lab, señalaba el año pasado que «a partir de 2030-2050, el coste [de los e-fuels]» estará «en dos o tres euros el litro».

Los cinco grandes fabricantes europeos (BMW, Mercedes-Benz, Renault, Stellantis y Volkswagen) ya han dejado claro en varias ocasiones que los e-fuels podrían ayudar a descarbonizar la flota en circulación; sin embargo, ninguno considera que se trate de una solución viable para vehículos nuevos. En la práctica, sólo firmas de nicho como Ferrari o Porsche se beneficiarán de esta exención.

Fuente | Automotive News Europe

Compártelo: Compartir en WhatsApp Compartir en Menéame